Tranquera Abierta | soja | renta | junio

Los costos de la cosecha subieron más que el valor de los granos

El atraso cambiario está generando dificultades porque provoca una escalada en los insumos que en la mayoría de los casos están atados a la cotización del dólar blue mientras que la producción se cobra al oficial menos las retenciones

Si bien la noticia dominante de los últimos meses en materia de producción agropecuaria fue el alza en los precios de los granos por una ajustada relación entre oferta y demanda mundial más la irrupción de la invasión rusa a Ucrania, lo cierto es que en Argentina los productores tuvieron del otro lado de la ecuación un ascenso aún más importante de los costos, todo bajo un escenario de atraso cambiario que potenció ese desajuste.

En este punto, el último informe de la Fundación Fada, en el que mostró que la participación del Estado en la renta agropecuaria alcanzó el 61,5%, también recordó que en los últimos 12 meses, el incremento nominal del tipo de cambio oficial fue del 26,7%, pasando de $94,86 por dólar a $120,16. En los últimos 3 meses, se aceleró y alcanzó un 10,6%; al tiempo que la inflación se acerca al 60% anual.

Entonces el tipo de cambio real, descontando los efectos de la inflación, en el último año cayó un 21%. Medido a precios de junio de 2022, el tipo de cambio de junio de 2021 era el equivalente actual de $152,16, y el de junio de 2020 era el equivalente actual de $167,04.

“Esto significa que el tipo de cambio se ha atrasado respecto a la inflación, incrementando los costos de producción al medirlos en dólares, lo que constituye un escenario negativo para cualquier actividad exportadora”, explica el informe.

Para ejemplificar, el costo de la cosecha se incrementó un 83% en pesos en los últimos 12 meses, mientras que el tipo de cambio oficial sólo subió 26,7%. Esto significa, que el costo de la cosecha se incrementó un 44,5% en dólares. Para tener de referencia, el precio FOB de la soja subió un 18,3%, maíz 21,1%, girasol 42,6% y trigo 51,3%. “Es decir, la cosecha subió más que todos los granos a excepción del trigo. Algo similar sucede con el resto de las labores y los fletes, es la consecuencia típica de los procesos de atraso cambiario, los costos en pesos comienzan a encarecerse al medirlos en dólares”, agrega la Fundación Fada.

En cuanto a los costos de insumos, los fertilizantes son los que vienen presentando mayores subas en dólares desde principios de 2021. La urea, y los nitrogenados en general, han cedido levemente en lo que va del mes, para terminar con un incremento interanual del 73,6% en dólares. En cambio, el PDA (fosfato diamónico), y los fosfatados, han continuado subiendo hasta mostrar una suba interanual del 97,1% en dólares. Si se compara contra junio de 2019, el precio de la urea se ha multiplicado por 2,2 y el PDA por 2,4.

“Si se analiza la estructura de costos de los cultivos de acuerdo a la moneda en la que están expresados, se puede identificar que un 54% de los costos de una hectárea de soja están estrictamente dolarizados mientras que el restante 46% están pesificados. Si se considera el costo de la tierra dentro del esquema de costos, aquellos que son dolarizados en una hectárea de soja pasan a representar el 66%”, señaló el trabajo.

En el caso del maíz, como los fertilizantes y semillas tienen más peso que para la soja, los costos dolarizados ascienden al 56% de la estructura, mientras que los pesificados alcanzan el 44%. Si se considera el costo de la tierra, el peso de los costos dolarizados asciende al 63%.

“El costo de producir se ha incrementado sustancialmente en dólares durante el último año. Si tomamos el promedio de los cuatro cultivos considerados, hoy cuesta un 37,9% más en dólares que el año pasado, el mayor aumento se dio en trigo, con un incremento anual del 50,1%. Si se compara con el año 2008, por tomar otro periodo de precios internacionales altos, los costos actuales son un 56,8% más altos en dólares corrientes, para el promedio ponderado de los cuatro cultivos”, explicó David Miazzo, economista jefe de Fundación Fada.

La participación del Estado en la renta, en los valores más bajos desde 2007

El último informe de Fada sobre la participación del Estado en la renta agrícola arrojó un valor de 61,5% para el promedio ponderado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol. Es decir, que de cada $100 de renta (valor de la producción menos costos) que genera una hectárea agrícola, $61,50 es lo que representan los distintos impuestos nacionales, provinciales y municipales.

Cuando el cálculo se hace por cultivo, la participación del Estado en soja es del 68,4%, maíz 53,9%, trigo 50,4% y girasol 44,8%.

Estas cifras representan uno de los valores más bajos de los últimos 15 años en que Fada viene realizando el relevamiento, alentado en esta ocasión por el alto precio de los granos.

Mientras el pico máximo de participación del Estado en la renta se observó en septiembre de 2015 con el 96,1%, el más bajo fue en junio de 2018 con el 55,8%, explicado por las bajas en las retenciones de inicios de ese año.