Nacionales | tasas | Inflación | Central

Por el alza del costo de vida, el Central subió las tasas de interés

La autoridad monetaria busca que los ahorristas se queden en pesos y no se recaliente la plaza

Por el salto de la inflación en octubre, el Banco Central se vio obligado a subir otra vez las tasas de interés. Lo decidió ayer el directorio del organismo que conduce Miguel Pesce, ni bien se enteró que el IPC del mes pasado había dado un salto del 3,8%.

La decisión que se tomó fue esta: la tasa mínima garantizada de los plazos fijos tendrá un rendimiento de 37% TNA (44% TEA) a 30 días para imposiciones de personas humanas menores a $ 1 millón y para el resto, de 34% TNA (39,8% TEA).

También dispuso un incremento de la tasa de interés de la política monetaria para continuar con la estrategia de armonizar los rendimientos en pesos. En ese sentido, elevó dos puntos la tasa de pases pasivos a 7 días, que queda en 36,5% TNA y en un punto los pases a 1 día, a 32%.

Además, el rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq) se incrementa en dos puntos, a 38%.

Con este endurecimiento monetario el Central pretende que los ahorristas mantengan su activo en pesos y no se pasen a dólares, buscando así enfriar otro posible rebrote del tipo de cambio paralelo o alternativo.

En el mercado las reacciones ante esta decisión no se hicieron esperar.

El economista Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma y asociados, sentenció: “La tasa de plazo fijo a 37% nominal anual equivale a una tasas efectiva anual del 43%, aproximadamente. Cualquier tasa de inflación mensual por encima de 3% deja a las colocaciones a plazo fijo en zona de rendimientos negativos". Caamaño consideró que, si el BCRA tiene la decisión de subir la tasa de interés, que la suba en serio, porque a este nivel "sigue siendo negativa exante".

Martín Polo, jefe de estrategia de Cohen, Sociedad de Bolsa, consideró que "la suba de tasas es la respuesta directa a la fuerte aceleración de precios y alza en el tipo de cambio oficial. Con las expectativas de devaluación subiendo muy por encima del 50%, las tasas de interés en pesos quedaron muy rezagadas y esto estaba golpeando a los depósitos en pesos, que caen en términos reales". Para Polo, la suba de la tasa de plazo fijo arrima un poco, "pero aún queda por debajo de la inflación". En su opinión, "la buena señal es que, aunque con dosis homeopáticas, el BCRA actuó, un poco tarde, pero en la dirección más sensata".

Federico Furiase, de Eco Go, planteó que, con la inflación acelerando al 3,8% mensual y "con margen de seguir escalando a pesar del congelamiento de salarios y tarifas en la medida en que se filtra la brecha cambiaria en precios y pega la vuelta la velocidad de circulación del dinero, subir 3,5 puntos la tasa de pases pasivos a 7 días y 2 puntos la tasa Leliq no alcanza ni para empezar".