Rostros y Rastros Veganismo | Vegetarianismo | Unión Vegana Argentina

Veganismo, un movimiento que respeta el derecho a los animales

Cada 1 de noviembre se celebra el Día Mundial del Veganismo con el objetivo de concientizar a la población sobre el sufrimiento animal. Hoy te contamos más sobre este movimiento y estilo de vida

Mucho se habla sobre cuidar y proteger el derecho de los animales. Todos los seres vivos, Todos los seres vivos tienen derecho a la vida y a vivir en condiciones adecuadas, compatibles con los requerimientos vitales de su especie. El hombre podrá matar a otras especies sólo por necesidad de alimentación o de defensa de su propia vida, contemplando dentro del concepto de seres vivos a todas las especies vivas no humanas. Y en este respetar la vida, surge el concepto de veganismo, un término que se asocia a un estilo de vida respetuoso con la fauna y la flora de nuestro planeta. El veganismo no es una dieta. Es una filosofía de vida, un estilo en el que por respeto no se consume nada de origen animal, ni tampoco derivados de estos.

El veganismo además de ser una forma de alimentarse, es un estilo de vida, es decir, es una postura ética y filosófica que no solo está enfocada a la alimentación. Los veganos rechazan cualquier producto que implique la explotación animal para su elaboración. Ser vegano no es sólo llevar una dieta libre de productos animales, sino que también apuesta por el uso de productos cosméticos y de cuidado personal que no hayan sido testados en ellos. Impulsa el uso de prendas y accesorios que no se haya obtenido mediante la explotación de estas especies.

Según un estudio realizado por la Unión Vegana Argentina (UVA) junto a la empresa Kantar Insights Division, la comunidad vegana-vegetariana en nuestro país sumaba en 2020, cerca de 5 millones de personas, un 12% de la población, creciendo tres puntos porcentuales más que en 2019. Por otro lado, este año, el Código Alimentario Argentino, incluyó la regulación en el rótulo de alimentos veganos, por lo que tendrán que estar identificados, es decir que esta norma ayudará a identificar los productos alimentarios veganos y/o vegetarianos en los envases y rótulos de sus productos.

Inicios del movimiento

No fue hasta mediados del siglo XX cuando empezó a hablarse del término vegano. La palabra vegan, fue creada en 1944 por la Vegan Society en Inglaterra, y surgió ante la necesidad de hacer una distinción entre vegano y vegetariano. La fecha para celebrar el Día Mundial del Veganismo fue elegida debido a que el 1 de noviembre de 1944, Donald Watson, junto a su mujer Elsie Shrigley fundaron “The Vegan Society”, una sociedad con unas pocas docenas de miembros que se alimentaban a base de plantas. Ese mismo día también se publicó el primer número del boletín informativo “The Vegan News”. De esta manera, el veganismo se convirtió en un estilo de vida que busca cada año, concientizar a la población sobre el sufrimiento animal.

Dentro del veganismo existen diferentes tipos: los veganos dietéticos o vegetarianos estrictos y los veganos éticos, que extienden la filosofía a otras áreas de sus vidas y no utilizan productos que haya sido testeado en animales, o que contengan su grasa o su piel. No los consumen ni como alimento, ni indumentaria, ni entretenimiento.

Dieta vegana

En su dieta, los vegetales en especial las hojas verdes, hortalizas, legumbres, frutos secos y semillas son esenciales, así como los cereales integrales, las algas, brotes, tubérculos y todo tipo de frutas. Al ser una dieta tan rica en verduras, frutas y legumbres, tanto el hierro, como el calcio y la proteína pueden obtenerse de una amplia variedad de esos alimentos de origen vegetal y en las leguminosas. No hay que olvidar que es necesaria la suplementación de vitamina B12 y en algunos casos también de vitamina D, aunque muchos suplementos de la vitamina D3 suelen ser de origen animal. En todo caso, debe ser un profesional de la salud quien determine en qué casos es necesario suplementarse con vitamina D.

Sin embargo, uno de los principales inconvenientes de los veganos es que deben ser muy cautelosos a la hora de comprar sus alimentos. Deben leer muy bien los ingredientes porque, en muchos productos elaborados, reemplazan sustancias de origen animal por otras con grasas o aceites vegetales de baja calidad. Otra de las cuestiones en la que los veganos deben cuidarse es de los alimentos ultra procesados y optar porque los productos más naturales posibles.

Diferencias con el vegetarianismo

Suele pasar que confundamos los términos de veganismo y vegetarianismo ya que ninguno de los dos come carne de ningún animal, ni siquiera pescado, por lo que tienen algunas semejanzas. Sin embargo, son muchas y muy claras las diferencias entre ambos, tanto en lo que a comida se refiere como al estilo de vida. Más allá de la alimentación, el veganismo es un estilo de vida. Los veganos postulan que los seres humanos no están por encima de ninguna otra especie animal y por ello rechazan cualquier producto derivado, aunque no sea comestible. Los veganos no incorporan ningún artículo que implique la explotación animal para su elaboración, entre ellos los lácteos, el huevo, el queso, la miel, la seda, el cuero y la lana. A su vez tampoco asisten a zoológicos, acuarios o corridas de caballo por los mismos motivos. Los veganos tampoco utilizan materiales de procedencia animal, como seda o lana, ni zapatos o ropa de cuero. Y por supuesto, no son partidarios de los objetos decorativos derivados de animales, como por ejemplo las alfombras.

El vegetarianismo sí es una dieta y apunta a ser lo más saludable posible. Quienes lo cultivan pueden consumir leche de vaca o cabra, miel, manteca, huevos y todo tipo de lácteos, siendo esta quizás, la diferencia más notoria, puesto que los vegetarianos aceptan derivados de los animales, pero los veganos no.

Tanto la dieta vegana como la vegetariana debe tener en cuenta el equilibrio nutricional. Este es uno de los aspectos que más deben cuidar, ya que, según los expertos, la dieta a base de plantas bien planificada puede satisfacer las necesidades de personas de todas las edades. Así, para que un plato sea saludable, debe incluir la mitad de los vegetales y el resto de cereales o legumbres, semillas y tubérculos.

El Dia Mundial del Veganismo es un buen momento para visibilizar y concientizar más sobre este estilo de vida, y resaltar que optar por productos veganos, que no contienen ingredientes animales y que no se prueban en estos, son una opción de estilo de vida más sostenible.

Por Julieta Varroni