Salud | Villa María | trigo | Celiaquía

Pensar en la celiaquía para llegar al diagnóstico

Villa María organizó jornadas en el marco del Día Mundial de la Celiaquía con la participación de profesionales destacados en la materia

El Día Mundial de la Celiaquía se conmemoró en mayo, y en ese marco la ciudad de Villa María llevó adelante dos jornadas bajo la denominación ‘Villa María Sin Gluten, Segura e Inclusiva’. Durante el evento disertó el Dr. Eduardo Cueto Rua, un profesional referente en la materia con 50 años de difusión del tema ‘celiaquía’. El Dr. Cueto Rua respondió vía mail las consultas de Salud & Ciencia.

¿De qué se trató la exposición?

-Fue un encuentro con profesionales que atendemos esta singular entidad que “increíblemente” es la intolerancia al trigo, avena, cebada y centeno; donde el más importante es el trigo, con el que se hace el pan, que fue durante miles de años un elemento con el que se pagaba el sueldo (obreros de las pirámides egipcias, soldados, pueblo romano, pueblo francés. A quienes, cuando les faltó, se hizo la Revolución y QUE LA IGLESIA LE HA DADO CARÁCTER DIVINO DICIENDO QUE ES EL CUERPO DE CRISTO. Cuando se conocían enorme cantidad de enfermedades aún no se sabía que “Cristo mataba a los celíacos”).

-(William Kare) Dicke (pedíatra holandés) en el año 1952 dijo: “los celíacos mejoran durante la guerra y mueren en tiempos de paz. Es lo que se come en tiempos de paz, lo que mata al celíaco”. Nadie nunca se había animado a pensar que era el pan divino.

¿Cuál es el principal problema con el que se encuentran las personas celíacas, encuentran qué comer?

-El principal problema es no tener diagnóstico y cuando lo tienen hacen la dieta y son uno más en el mundo. No tienen nada especial, solo que el trigo se pone como espesante hasta en el jamón cocido y dulce de batata, sin embargo está absolutamente permitido comer lo siguiente: verduras de hojas, también tallos como espárragos, coliflor, brócolos o alcauciles, nabos, berenjenas, todas las variedades de papas que son 5 mil, zanahorias, garbanzos, lentejas; carnes de todo tipo, pescados y frutos de mar; huevos de aves (codorniz, ganso, gallina, pavo, avestruz); huevos de peces y animales marinos; frutas naturales son una fuente importante de oligoelementos, vitaminas y minerales; frutos secos o semillas oleaginosas como nueces, almendras, avellanas, etc; frutas secas como higos, pasas de ciruelas o dátiles; granos energéticos como arroz y choclo o maíz.

¿Qué consejo les daría?

-Un sano consejo es que eviten azúcares, sobre todo de gaseosas, evitar o reducir al máximo los almidones, harinas premezclas. También eviten los lácteos o redúzcanlos sensiblemente. Importantísimo es saber que todos estos alimentos se consiguen en supermercados, almacenes de barrio, verdulerías, carnicerías, pescaderías algunos también en dietéticas. No los busquen en farmacias; el celíaco no está enfermo, es una persona sana si hace bien la dieta. Finalmente practicar deportes o hacer alguna actividad física, porque el calcio va al hueso que camina y el músculo se hace con ejercicios, y no con meditación.

¿Es cada vez más frecuente el diagnóstico de personas celiacas?

-Los medios han cambiado la historia de esta entidad. Gracias a ustedes se hizo popular.

¿Cuáles son los síntomas?

-Algunos de ellos son diarrea crónica, desnutrición, distensión abdominal, prolapso, anemia crónica, osteoporosis, abortos, impotencia, entre muchos otros con diversos criterios incluyentes.

¿Cómo es el estudio para detectarla?

-Auto anticuerpos y endoscopia con biopsias de duodeno.

Por Fernanda Bireni