Rostros y Rastros Yamila Dekimpe | enfermedad | Bipolaridad

El desafío de vivir con Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar, es una patología que dura toda la vida. Si bien no hay manera de prevenirlo, sí tiene tratamiento que ayuda a salvar y mejorar la calidad de vida de quién lo padece

El trastorno bipolar, antes denominado depresión maníaca, es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo de la persona que lo padece. Este trastorno es la sexta causa mundial de discapacidad, y afecta a unos 60 millones de personas. Vincent Van Gogh, Friedrich Nietzsche, Edvard Munch, Robert Schumann o Virginia Woolf son algunos de los personajes que sufrían este trastorno.

Quienes lo padecen, no siempre reciben un diagnóstico acertado. Es común que se lo confunda con otros trastornos, lo que impide que reciban el tratamiento adecuado. En muchos casos, no se diagnostica bien ni lo suficientemente temprano y tiene un enorme impacto en la vida del paciente.

Conversamos con la Psicóloga Yamila Dekimpe – M.P: 11289 (@psico.dekimpeyamila), quién nos contó de esta patología y la importancia de un tratamiento correcto y la importancia del diagnóstico precoz, como herramienta esencial para ayudar a salvar y mejorar la calidad de vida de las personas bipolares.

¿Qué es el trastorno bipolar?

- El trastorno bipolar por lo general comienza en la adolescencia o durante la temprana adultez y continúa a través de toda la vida. Afecta tanto a hombres como a mujeres, generalmente es difícil reconocer la enfermedad, por lo que la persona que la tienen sufre innecesariamente durante un largo tiempo.

Aunque el trastorno bipolar puede ser debilitante, es también una de las enfermedades mentales más tratables gracias a la combinación de medicina y psicoterapia.

¿Cómo se diagnostica?

- El trastorno bipolar se caracteriza por alteraciones del estado de ánimo y sufrimiento subjetivo, afectando tanto el estado de ánimo como la conducta, en donde existe episodios de manía-depresión y mixtos, las cuales pueden alternan (aunque en algunos pacientes puede predominar una sobre la otra).

Los trastornos bipolares se clasifican en 2 grupos:

- El tipo I está caracterizado por episodios de manía y depresión.

- El tipo II presenta episodios de hipomanía y depresión.

La distinción principal entre ambos tipos es la severidad de los síntomas maníacos. Mientras que la manía causa en la persona que lo padece un impedimento severo en la funcionalidad, incluye síntomas psicóticos, y muchas veces requiere de hospitalización. En la hipomanía, no es lo suficientemente severa para causar deterioro significativo en la funcionalidad laboral y social de la persona, y no es necesaria la hospitalización.

¿El trastorno bipolar es una enfermedad genética? ¿Qué lo produce?

- Se desconoce la causa exacta, sin embargo, puede estar implicado la herencia, ciertos cambios en la concentración de neurotransmisores cerebrales y factores psicológicos. Algunos estudios muestran que entre un gran porcentaje de las personas que padecen esta enfermedad tienen parientes con alguna forma de depresión. También es posible que las personas puedan heredar la tendencia a desarrollar la enfermedad, la cual es causada por factores ambientales.

Por otro lado, existen otras investigaciones donde hacen referencia a que la enfermedad puede darse debido a un desequilibrio bioquímico, lo cual alteraría el ánimo de la persona.

¿Cuáles son los síntomas de alarma para detectarlo?

- El trastorno bipolar es frecuentemente difícil de reconocer y diagnosticar. Los síntomas pueden ser varios, existen cambios impredecibles en el estado de ánimo y el comportamiento, lo cual da como resultado un gran sufrimiento e importantes dificultades en la vida. Los síntomas varían, aquellas personas que experimenta episodios maníacos pueden sentirse con: un ánimo inusitadamente alto, mostrarse irritable, manifestar mayor confianza en sí misma, estar más locuaz, distraerse fácilmente, también negar que existe algún problema, tener irritabilidad extrema y fácil distracción, por otro lado, manifestar comportamiento entrometido o agresivo, inquietud, pensamientos rápidos, hablar rápido, carecer de criterio y/o no requerir muchas horas de sueño.

Por otro lado las personas que padece de depresión pueden: sentirse infeliz y ver la vida de forma negativa, tener por largos periodos de tiempo un ánimo persistente de tristeza, ansiedad o de soledad, sentimientos de desesperanza o pesimismo, Inquietud e irritabilidad, pérdida o amento de apetito o de peso, perder interés en los demás y en lo que la rodea, perder la confianza, sentirse incapaz de tomar decisiones, tener dificultad para dormir, sentirse cansada, llorar la mayor parte del tiempo, aislarse de los amigos, y pensamientos sobre la muerte.

Por último, hay personas con síntomas mixtos, son aquellos que experimentan síntomas maníacos y depresivos al mismo tiempo.

¿Se puede prevenir?

- No, no es posible prevenir el trastorno bipolar.

¿Es posible que las personas bipolares puedan llevar adelante una vida dentro de los parámetros de lo que se denomina “normal” (trabajar, estudiar, formar una familia, etc)?

- El tratamiento adecuado y el diagnóstico precoz pueden ayudar a salvar y mejorar la calidad de vida de las personas bipolares que con la correcta asistencia médica pueden hacer sus actividades diarias en forma normal.

La familia es fundamental para la vida de todas las personas, en lo que respecta a la salud no es una excepción, es necesario que la misma tenga conocimiento sobre la enfermedad, sobre cuáles son los síntomas, como actuar y sobre la importancia de su tratamiento, de este modo ayudará a generar un ambiente propicio para su pariente y para la mejor convivencia, colaborando en generar un ambiente de poco estrés, evitando las discusiones y por consecuencia evitando las recaídas del paciente.

En cuanto al trabajo se puede realizar con normalidad, pero siempre hay que tener en cuenta que la salud es lo primero, por lo que se necesita tener en cuenta los horarios y el estrés.

Muchas personas pueden llevar una vida normal, tanto en el aspecto laboral como social y familiar luego de recibir el diagnóstico y lograr el tratamiento adecuado. Es importante reconocer que el hecho de convivir con una enfermedad crónica puede ser muchas veces difícil, sin embargo, es posible lograr obtener una buena calidad de vida.

Es importante tener ciertos cuidados en el día a día como, dormir 8 horas diarias, no consumir sustancias tóxicas ya que puede complicar el curso de la enfermedad, y facilitar la aparición de síntomas psicóticos, el consumo de otras sustancias como alcohol, marihuana y sus derivados tiende a provocar la aparición de nuevos episodios y aumentar la ansiedad.

Es importante darse un tiempo para uno mismo, evitando las situaciones de estrés, por otro lado, el realizar alguna actividad física ayuda a disminuir las tensiones, así también actividades como la pintura y la lectura entre otros. Por último, es fundamental tomar de manera adecuada los medicamentos, previniendo recaídas, hay que tener en cuenta que dejar la medicación de manera brusca aumenta la posibilidad de recaer de forma inmediata.

Si la medicación no se está tomando de manera adecuada es fundamental informarle a una persona de confianza y/o a su psiquiatra ya que podría ser negativo para el curso de la enfermedad. Es esencial generar una rutina donde se pueda mantener un horario de sueño y de hábitos alimenticios, por último, es preciso entender que no se es bipolar, sino que se tiene un trastorno mental, la negación de la enfermedad no ayuda para su tratamiento.

Por Julieta Varroni