Rostros y Rastros alimentos | comercios | startup

Una startup para disminuir el excedente de alimentos que se descartan

Cocinamos siempre de más y eso no sucede solo en casa, también en restaurantes y puntos gastronómicos. Lo que sobra no es desperdicio y recuperarlo es el objetivo de estos tres socios emprendedores

Algunos datos respecto de nuestro país indican que se tiran por año 16 millones de toneladas de comida en buen estado. Esto genera la misma cantidad de gases de efecto invernadero que todos los autos de la Ciudad de Buenos Aires. Además, los desperdicios anuales alcanzan para alimentar a 3,5 millones de personas. En el caso de Latinoamérica, el desperdicio es de 127 millones de toneladas.

Ellos son Santiago López Silveyra, Federico Broggi y Santiago Guglielmetti, tres jóvenes amigos, que fundaron la startup Winim con el objetivo de ayudar a los locales gastronómicos a vender el excedente de comida diaria. A través de una aplicación de celular, que funciona como un market place (una plataforma de comercio online), los locales y empresas alimenticias adheridas revenden los productos que les sobran en el día o que tienen en sobre stock.

La aplicación funciona en formato de delivery y take away, y abarcan desde restaurantes y pequeños comercios hasta empresas productoras de alimentos. Cuentan con 600 restaurantes inscriptos, entre 350 y 400 activos, y 8000 usuarios que utilizan la app todos los meses. Adherirse no tiene costo, pero se cobra una comisión por plato vendido. Si bien por ahora solo está disponible para Ciudad Autónoma de Buenos Aires la iniciativa puede expandirse por el resto del país y por otros nuevos tal como lo pretenden sus fundadores.

https://twitter.com/WINIMArgentina/status/1099800346602418176

En el sitio web de la aplicación winim.com.ar se describen como una startup “cuya misión es ayudar a los comercios a vender el excedente de comida diaria. De esta forma, cuidamos al medioambiente evitando que se tire comida. Esto se traduce en un negocio win-win-win (donde todos ganan): gana el Comercio al generar ingresos extra vendiendo su excedente de comida en el horario que deseen; gana el Usuario al conseguir comida de calidad a precios increíbles, y gana el Medioambiente ya que entre todos formamos un equipo comprometido en combatir el desperdicio de alimentos”.

El negocio funciona como un modelo de triple impacto. Los comercios y empresas asociadas a la aplicación generan un ingreso extra con lo que antes era pérdida. Los usuarios consiguen productos de muy buena calidad con descuentos de entre el 50 y 60 por ciento. Como resultado, se evita el desperdicio de alimento.

Desde Rostros y Rastros hablamos con Federico Broggi para conocer más de qué se trata.

¿Cómo surgió la iniciativa?

-La historia tiene menos sex appeal del que uno podría imaginar. Uno de los fundadores se encontraba estudiando en Europa y vio que existía una app similar allá. La usó, le gustó y pensó que tenía que estar en Argentina una aplicación similar que combata el desperdicio de alimentos, ayudando al medio ambiente, pero con incentivos claros tanto para el vendedor como el comprador.

Bueno pero finalmente lo hicieron, aunque la idea original es traída de allá

-Sí, más que un ataque de creatividad nuestra, fue tomar algo ya existente y luego pensar cómo amoldarlo a nuestro país. Los consumidores y vendedores argentinos y latinoamericanos lógicamente son muy distintos a los europeos por lo que hubieron que cambiar aspectos en la comunicación, el servicio y las ofertas de la app.

¿Cómo conectan con los comercios?

-La manera de conectarse con los comercios es a través de un equipo comercial que busca clientes y también recibimos consultas de los mismos referidos por otros comercios amigos o que llegan a nosotros al vernos en medios de comunicación o alguna campaña de marketing que llevamos adelante.

¿Cuánto alimento han rescatado?

-Hasta el momento hemos rescatado más de 200.000 kilos de comida desde el 2020, lo cual, en cuanto a aporte al medioambiente, equivale a evitar gases de invernadero por un equivalente a 50 aviones dando la vuelta al mundo.

¿Qué proyecciones tienen hacia adelante?

-Respecto al futuro, estamos buscando expandirnos a otros países de Latinoamérica y también continuar desarrollando un nuevo segmento lanzado en diciembre de 2021 que consiste en trabajar con empresas para evitar el desperdicio de alimentos de sus productos publicándolos en nuestra aplicación a través de los WINIM Markets.

Qué pasa en el mundo

Según la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), el desperdicio de alimentos se refiere a la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores (SOFA, 2019). Mientras que la pérdida de alimentos es la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los proveedores en la cadena alimentaria, excluyendo a los minoristas, proveedores de servicios de alimentos y consumidores (SOFA, 2019).

Los alimentos que nunca se consumen también representan un desperdicio de recursos, como la tierra, el agua, la energía, el suelo, las semillas y otros insumos utilizados en su producción. Los alimentos se pierden o se desperdician en toda la cadena de suministro desde la producción agrícola inicial hasta el consumo final de los hogares.

La FAO se está asociando con gobiernos, organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil para crear conciencia sobre los problemas y para implementar acciones para abordar la raíz del problema. La FAO también trabaja con los gobiernos para desarrollar políticas para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos.

El hambre en el mundo está aumentando, sin embargo, aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician. Todos tenemos un papel que desempeñar en la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos, no solo por la comida sino por los recursos que hacen falta para producirlos.