Tranquera Abierta | Bolsa de Comercio de Rosario | Soja | Maíz

En medio de La Niña, Córdoba lidera los rindes de soja y maíz

En el caso del cereal, y pese a perder 2,2 millones de toneladas respecto al ciclo previo, sumará 19 millones esta campaña

En medio de la tercera Niña consecutiva hay ya una certeza: la producción de granos en el país será de las peores de las últimas dos décadas, especialmente en soja. Las últimas estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ajustaron otra vez el volumen final de la gruesa, con recortes en la oleaginosa y también en el maíz. Para la primera se calculan 34,5 millones de toneladas, mientras que para el segundo, alcanzarían las 42,5 millones. Sostener esas cifras dependerá de cómo continúe el régimen de lluvias hacia adelante.

La extrema sequía que dominó a la principal región productiva del país hasta mediados de enero hizo que miles de hectáreas se perdieran mientras que en el resto, el recorte de rendimiento será inevitable, salvo en algunas zonas puntuales, entre las que se encuentra el centro-oeste de Córdoba, que se mantuvo con un régimen de precipitaciones algo más regular. A medida que se avanza hacia el Este cordobés, la situación empieza a deteriorarse hasta mostrar los peores escenarios en Marcos Juárez y San Justo, lindantes con Santa Fe, la provincia más golpeada por la falta de agua junto a Entre Ríos y buena parte de Buenos Aires.

Esa descripción general le permitirá a Córdoba ser el amortiguador de la gran caída productiva del país ya que las últimas estimaciones de la Bolsa rosarina muestran que liderará los rindes tanto en soja como en maíz, lo que la llevará a ampliar el liderazgo en la producción de este último con 19 millones de toneladas al final del ciclo. Ese volumen implica más del 45% del total del maíz producido en Argentina. Para ello, la Bolsa estima que cada hectárea cordobesa aportará casi 75 quintales en promedio. En segundo lugar, La Pampa lograría rindes de casi 70 quintales y algo detrás, Buenos Aires alcanzaría los 67,2. Para mostrar la dimensión de la sequía, Santa Fe se quedaría con rendimientos promedio de 55 quintales por hectárea.

Por el lado de la soja, Córdoba pelea el primer lugar de producción nacional con Buenos Aires, ocupando por ahora el segundo escalón. Mientras los productores bonaerenses alcanzarían las 11 millones de toneladas de la oleaginosa, los cordobeses sumarían 10 millones; pero la carrera aún continúa. Dónde sí Córdoba aparece al tope es en el rendimiento por hectárea ya que se calcula en 25 quintales -siempre según la información de la Bolsa de Comercio de Rosario_ contra los 24 quintales de Buenos Aires. La Pampa llegaría a 21,5 y Santa Fe a 21,3 quintales promedio.

Lo cierto es que el escenario es aún inestable porque luego de las lluvias importantes que llegaron en la segunda quincena de enero, las precipitaciones empezaron a diluirse nuevamente y volvieron las altas temperaturas que terminan de complejizar el escenario.

La Bolsa rosarina recuerda que en 2021, para esta fecha, se habían dado importantes aportes de agua, tanto en enero como en febrero, que habían dado un vuelco al resultado final. “Llama la atención de que casi en las mismas fechas de aquel entonces se hayan dado en el 2023 dos eventos vitales para la región pampeana. Pero hay muchas diferencias con aquel momento: las lluvias esta vez fueron mucho más dispersas y de menor cobertura y sobre suelos casi sin reservas de agua tras 23 meses de lluvias por debajo de lo normal”.

Por eso, el trabajo destaca que tras un alivio momentáneo, Argentina sigue sufriendo un escenario muy delicado. “En maíz ya se estima una caída del 15% en la producción respecto a los 50 millones de toneladas que se esperaban con un escenario climático normal. Se dan por perdidas 7,5 millones de toneladas de maíz y se estima que con 42,5 millones será la peor cosecha argentina de los últimos 5 años.

En términos de rinde, con 64,1 quintales es la cuarta peor marca en 15 años a pesar del enorme salto tecnológico del cultivo, las crecientes dosis de fertilización y del hecho inédito de que las siembras tardías ocupan casi el 75% del área de siembra nacional. Según esos datos, Córdoba se ubicaría casi 11 quintales por encima del promedio del país. Pero el informe nacional de la Bolsa agrega otro dato: el área que no será cosechada como grano sube un 30% por la falta de agua, y se estima en 1,3 millones de hectáreas.

A la hora del balance por provincias, el informe remarca que “el desastre productivo empieza por Entre Ríos sigue por todo Santa Fe y se extiende al oeste y a buena parte de la franja central cordobesa. También se extiende hacia el sur: Buenos Aires está afectado, sobre todo el norte y centro este. Córdoba, gracias a su cultivo insignia, el maíz tardío, alcanza la punta de este rating de rindes con solo 75 quintales. En términos de producción y comparando con el año anterior (año que también fue alcanzado por la falta de agua) Santa Fe dejará de producir 3,1 millones de toneladas, Córdoba 2,2 y Buenos Aires 1,6.

La soja

En el caso de la soja, el recorte en las estimaciones de cosecha de febrero alcanza un 7% respecto al guarismo de enero, pasando de 37 a 34,5 millones de toneladas. De esta manera, será la segunda peor cosecha nacional de los últimos 15 años, siendo ya inferior a la del 2017/18, que terminó en 35 millones de toneladas.

“Lamentablemente, tal como se advertía en enero, se realizó un fuerte ajuste de pérdidas de área, sobre todo en soja de segunda. Las 504.000 hectáreas de aquel entonces se actualizan a un millón de hectáreas ahora. Buenos Aires encabeza la lista de área malograda con 301.000, le siguen Córdoba con 222.000 y Santa Fe con 160.000”, detalla la Bolsa.

Con este nuevo guarismo se ha calculado el nuevo volumen estimado de soja (34,5 millones de toneladas), por lo que habrá un 18% menos de cosecha que hace un año atrás, cosecha también afectada por la falta de agua. El rinde nacional ha descendido pasando de 24 quintales en enero a 23 en febrero.

En ese sentido, el informe remarca que hace un mes se estimaba “que ninguna provincia pasaba de los 27 quintales por hectárea, pero el nuevo recorte de enero baja todavía más la vara de los rindes provinciales. En el podio, otra vez está Córdoba alcanzando justamente 25 quintales. Buenos Aires y Santa Fe le siguen con 24,1 y 21,3 quintales respectivamente. En términos de producción y comparando con el año pasado, Santa Fe dejaría de producir 6,1 millones de toneladas; 5,3 millones Córdoba y 4,1 millones Buenos Aires”, consideró el informe.