Tranquera Abierta | Braford | Etruria | José Daghero

Desde Etruria, una fuerte apuesta por la mejor genética Braford

El último remate de la raza en Corrientes dio que hablar por el valor de los animales que salieron a la venta surgidos de los mejores criadores a nivel nacional. De allí, la cabaña JM de José Daghero, adquirió el 50% de una vaquillona y de su cría con la intención de dar un salto de calidad y apostar por la ganadería más selecta aún en tiempos difíciles

¿Alguien puede seguir invirtiendo fuerte en ganadería en medio del ruido existente en el mercado argentino, con restricciones a la exportación y retenciones que podrían llegar a incrementarse el año próximo? Aunque parezca curioso, hay muchos productores que no están mirando el contexto actual sino que observan el horizonte y por eso deciden intentar mejorar sus rodeos, trabajar con genética de punta y ajustar el manejo de su hacienda para superar los resultados alcanzados en el ciclo previo.

Y como siempre, suele haber ejemplos cercanos. Es el caso de José Daghero, productor ganadero de la raza Braford y propietario de la cabaña JM de Etruria. Hace 5 años inició el camino con la compra de las primeras vacas y hoy ya se anima a pensar en codearse con los grandes referentes nacionales. O al menos ese es su horizonte. Y hacia allí va caminando. Aunque ahora decidió dar un salto y en la última semana adquirió el 50% de una vaquillona de punta y su ternera en un remate en Corrientes que tuvo resonancia nacional por el precio que se pagó por los distintos animales que salieron a la venta, todos integrantes de la elite Braford. En particular, esta hembra era de la Cabaña Pilagá, considerada la más importante de Argentina.

Daghero relató a Tranquera Abierta cómo es que comenzó a interesarse por los Braford, y también qué aspiraciones tiene.

“Hace casi 5 años que comencé con la raza. Compré algunas vacas en la zona y después me fui a Corrientes a buscar algunas más, todas registradas. Y ahí surgió que al mes me inscribí como cabaña. Una vez que parieron empezamos a inseminar y todos los años venimos haciendo vaquillonas y toros nuestros. El año pasado ya vendimos 37 toros en la región. Y hace tres años llevamos a Jesús María un trío de vaquillonas como para probar y ahí sacamos un premio”, recuerda con cierto orgullo.

“Con la pandemia seguimos inseminando pero nos paramos un poco. Y quería echarle un poco más de fichas este año a la cabaña y entonces me contacté con la gente de Colombo y Magliano para comprar embriones, y ahí me recomiendan comprar una vaca que era muy buena, que se le podían sacar óvulos y así poder reproducir más, sabiendo lo que uno tiene”, remarcó el productor de Etruria.

Y siguió:“Así llegué al remate de la semana pasada, me conecté y fui a buscar la vaquillona para tener más genética en mi cabaña. La verdad es que terminó con un valor mucho mayor del que pensaba pagar, pero estoy muy contento. Hice conexión con la gente de Pilagá que vendió el 50% de la vaquillona y la verdad es que es una satisfacción muy grande”, afirmó Daghero.

La vaquillona ahora quedará en la Cabaña Pilagá e incluso podría participar del próximo mundial de la raza, debido a sus notables características. “La verdad es que es un animal muy bueno, con mucha genética que fue destacado en el comienzo del remate”, indicó el ganadero.

La vaquillona no ganó el primer premio en exposición de la Rural de Corrientes este año, la meca de la raza, porque según recuerda Daghero “estaba muy gorda, sino era campeona”.

¿La vaquillona queda en Pilagá entonces?

Sí, sí. Queda junto con la ternerita de la que también soy dueño del 50%. Y la ternera promete mucho también y tal vez el año que viene pueda ir a competir a Corrientes.

Menciona mucho Corrientes, ¿es la plaza fuerte de la raza?

Sí, sí. En Corrientes hay mucho Braford y todos los remates importantes se hacen ahí. En la Rural de Mercedes se hace una parte y en la Rural de Corrientes el resto. Ahí van un montón de cabañas de Córdoba a competir, con muy buen nivel. La verdad es que se da mucho en la provincia, creció mucho la raza acá.

Pese a que su referencia parece el litoral, ¿en Córdoba también se adapta?

Es una raza que se adapta muy bien en todos lados. Es un animal que en particular me gusta mucho. A un animal de 320 kilos, que ya está gordo, si le queremos meter 40 o 50 kilos más siempre tiene cuerpo para hacerlo. Y si se quiere llevar a 500 kilos no tiene problemas; es un animal que deja jugar con margen en el engorde. Es una raza que me gusta mucho por todo eso.

¿Sólo tiene Braford?

Tengo Braford y algunas pocas Angus, serán unas 100 en el rodeo general. Pero tengo más de 400 vacas inscriptas en la Asociación de Braford. Pero no estoy compitiendo. Ahora seguramente voy a empezar a transitar ese camino. Por ahora sigo inseminando con distintos toros, voy probando. Y tengo previsto incorporar un genetista para tratar de apostar fuerte a partir de 2022; para seguir trabajando en la ganadería que tanto nos gusta.

Pese a que por ahí el contexto no es el mejor para la ganadería...

La verdad que acá en la zona de Etruria tengo campo propio y aparte alquilamos para sembrar soja y maíz. Y a esta altura un poco me cansé de la agricultura y me quiero dedicar más de lleno a la ganadería. Me gusta andar atrás de las vacas. Y sé que las reglas de juego cambian permanentemente, pero es lo único que sé hacer. Si me preguntan si gano plata con la ganadería, no; porque tengo todos los campos alquilados. Pero tengo un feedlot y sigo apostando. Este es un país en el que hoy no da y de acá a 6 meses sí empieza a dar. Lamentablemente nosotros tenemos que hacer un poco de cada cosa para diversificar y compensar una actividad con otra. Lo único que sabemos hacer, es producir.

Puede parecer muy arriesgado hoy invertir fuerte en el sector...

Y la verdad que pagar mucho dinero por un reproductor de una raza puede sonar a una locura. Pero pienso a futuro, tengo a mis hijos que vienen de atrás y voy dejándoles algo a ellos. Uno de los chicos, el más grande, está en todo lo que tiene que ver con la siembra; y el otro más chico anduvo dos años con las vacas y ahora ya está en la siembra junto a su hermano. En total tenemos más de 30 empleados y no sólo en la ganadería, sino que al sembrar entre Etruria y Laboulaye tenemos mucho trabajo por hacer.

¿Cuál es la idea con la compra de la vaquillona Braford de Pilagá?

Lo que quiero lograr es sacar la mayor cantidad de embriones para generar y acomodar rápido mi cabaña. De esa manera vamos a salir al mercado con muy buena genética y crecerá rápido la cabaña.

La idea es tener una cabaña de punta...

No sé si de punta pero sí buscar ir hacia arriba. Todas las grandes cabañas hace muchos años que vienen trabajando y lo hacen muy bien. Hay que sacarse el sombrero porque se dedicaron mucho a todo esto. No apunto a un año, dos o tres. A lo mejor en 10 años, si a mis hijos les gusta puedan tener otro panorama. Y después hay que tener un poco de suerte también. Son varios factores que tienen que alinearse, comenzando por sacar un buen ternero. Esperamos en dos años sacar toros y vaquillonas para vender y organizar remates con algunas otras cabañas chicas de Braford.

Lo que sí un animal así acelera los tiempos...

Claro, una vaquillona como esta que incorporamos nos hace ganar tiempo para ir en busca de esa meta, nos hace adelantar varios casilleros. Estamos hablando de una vaquillona de punta, que si logramos sacarle muchos embriones en poco tiempo se terminará pagando sola. Es una apuesta a futuro, como todo en esta actividad.

las más leídas