Regionales | casamiento | fiesta | whatsapp

En Cabrera hicieron un "casamiento virtual" en medio de la cuarentena

Antes de que se decretara el aislamiento, Pablo y Nati decidieron suspender la fiesta, que iba a ser el sábado. Ese día, novios e invitados se conectaron simultáneamente por redes y compartieron fotos y videos para celebrar como lo hubieran hecho en el evento

Pablo Giubergia y Natalia Basélica, una pareja se conoce hace 13 años y tiene dos hijas, decidieron en febrero de 2019 casarse el 21 de marzo de 2020 y disfrutar de una fiesta entre familiares y amigos. Hace 15 días, preocupados por la crisis sanitaria mundial causada por el coronavirus, optaron por suspender todo. El pasado sábado un familiar cercano generó una idea que muchos de los 120 invitados llevaron a cabo: preparar una pequeña celebración en cada una de sus casas, sacarse fotos, grabar videos y compartirlos en un grupo de WhatsApp para luego publicar todo en Facebook, en un álbum al que llamaron “Casamiento virtual”.

Horas antes de la propuesta novedosa, a cada uno le llegó una invitación que decía: "Gran casamiento virtual!, te invitamos este sábado al casamiento de Pablo Nicolás Giubergia y Natalia Basélica (si es que no tenés otra salida planificada). El sábado nos preparamos con ropa de fiesta, nos perfumamos, hacemos una rica comida, cada uno en su casa, y a las 21 horas todos nos encontramos virtualmente vía WhatsApp. Así compartimos un momento acompañados, aunque sea a la distancia. Vamos subiendo fotos y videos, lo que quieran".

El novio, Pablo Giubergia, contador público de la localidad, vía telefónica comentaba a Puntal su satisfacción, aunque aclaró que "esta fiesta virtual no anula la reprogramada para el próximo mes de octubre".

Detalló que tenían planificado casarse en la capilla San Roque de barrio Argentino. “De ahí nos íbamos al civil y del civil nos íbamos para la fiesta, en el barrio privado Las Cortaderas, entre General Cabrera y General Deheza. Teníamos una lista de invitados de 120 personas. Iba a ser una fiesta familiar junto con los amigos más íntimos de los dos lados. Iba a ser una linda fiesta de casamiento", señaló.

Sobre la cancelación del evento, contó: "Hace unos quince días, cuando todavía no estaba la cuarentena pero ya se veía que se estaba complicando, decidimos suspender todo, porque no sabíamos cómo iba a evolucionar. Probablemente todo se iba a complicar, viendo lo que está pasando en otros lados. Veíamos que todo iba complicándose más y ya no estaba el ánimo para una fiesta. Estábamos más pendientes de lo que estaba pasando con todo, si la gente que iba a venir estaba bien, así que decidimos suspender. Ayer, al recordar la fecha, mi cuñado tuvo la idea de hacer la fiesta y que cada uno en su casa pusiera la mesa, hiciera alguna comida rica, nos cambiáramos, bailáramos un poco. Hicimos un grupo de WhatsApp, cada uno iba subiendo las fotos, algún video y luego nosotros armamos nuestro álbum en Facebook para mostrar lo que estaban haciendo todos", relató.

Respecto del evento “virtual”, comentó: “Hubo cotillón y estuvimos hasta cerca de las 2 de la mañana. La idea era salir un poco de toda esta locura, esta mala onda y todas estas noticias negativas y tratar, aunque sea un rato, de distraernos. Estamos todos enjaulados, en cada una de sus casas, no nos podemos juntar ni compartir este lindo momento personalmente".

"Fue una buena idea, toda la gente comentando en las redes, agradecemos a todos los que se sumaron a la iniciativa. La buena onda en estos tiempos difíciles por los que todos estamos pasando. Nos logramos desenchufar un poco de todas estas malas noticias", subrayó.

Pablo es de General Cabrera; Natalia, de Las Perdices y se conocieron hace trece años. Tienen dos niñas, Martina de 7 y Camila de 4.

Pese al adelanto de festejo “virtual” que tuvieron, el novio recalcó: "Esto no anula nuestros planes”. “Hemos reprogramado todo para octubre, pensando todo para cuando pase un poco el invierno y todo esto, que piensan que va a durar como cinco o seis meses, por lo menos. Hasta que todo se normalice. La verdad es que no sabemos mucho cuánto irá durar y pensamos que va para largo esto. Esperemos que para esa fecha esté todo un poco más tranquilo”, afirmó.

Conciencia

El cabrerense hizo hincapié en la toma de conciencia que hay que tener respecto de la situación con el coronavirus y la prevención.

"Quisimos colaborar con esto; suspendimos la fiesta, aunque no estaba la cuarentena total, para evitar reuniones. Uno se da cuenta de que tiene que valorar la salud, los amigos, la posibilidad de andar libremente. Yo a mi vieja hace una semana que no la veo. Mi señora hace 20 días que no ve a los padres de Las Perdices. No sabemos cuándo nos vamos a ver nuevamente. Sentimos por momento angustia, porque nosotros suspendimos todo y por ahí la gente anda como si nada, no toma conciencia”, dijo Pablo. “Vemos que en otros lados la están pasando mal. No cuesta nada tratar de colaborar, estar adentro y quedarte, seguir las recomendaciones para evitar mayores daños. Estamos en un círculo al que llegan las malas noticias y eso nos pone mal", reflexionó.