Tranquera Abierta | China | Ganadería | exportaciones

La apertura de la vaca a China se demora y crece la tensión

Los frigoríficos afirman que hubo comunicaciones con el Gobierno para acordar cortes a precios de enero. La industria admite que eso es imposible de concretar. Mientras, la Mesa de Enlace analiza los pasos a seguir

Pasaron 9 días desde que el jefe de Gabinete Juan Manzur, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez; y el del Interior, Wado de Pedro, más 5 gobernadores, recibieron a la Mesa de Enlace para anunciar que se reabriría la exportación de vaca a China, una medida largamente reclamada por la cadena de la carne bajo el argumento de que las ventas al gigante asiático no impactaba en los precios internos de la carne porque esa categoría no se consumía en el país. Pero además, se le había interrumpido una buena instancia de financiamiento a ganaderos y tamberos que podían comercializar esa vaca de descarte, que había cerrado su ciclo productivo, a un buen precio. Justamente la demanda china había revalorizado a esa categoría. El cierre de exportaciones generó el efecto contrario: desplomó los precios internos y los ingresos de los productores fueron arrastrados hacia abajo. Transcurrieron cuatro meses y medio con esa disposición.

Pero lo cierto es que a lo largo de ese período, los frigoríficos exportadores aprovecharon a adquirir las vacas a un menor precio y desde hace 9 días se prepararon para comenzar a exportar a precio de mercado.Fue una de las observaciones que realizó la Mesa de Enlace: se perjudicó al eslabón primario, al ganadero, y se favoreció a la industria porque amplió su margen.

Sin embargo, ayer por la tarde, dirigentes de las entidades agropecuarias ratificaron que hubo en los últimos días contactos entre frigoríficos y despachos de la Casa Rosada. En realidad, desde el edificio de Paseo Colón, donde está la sede de Agricultura y Ganadería. El objetivo de las llamadas era conseguir un acuerdo que permita volcar al mercado interno cortes vacunos a precios baratos. Pero no en relación a los que actualmente están anotados en las pizarras de las carnicerías, sino volverlos a los valores de enero.

Cuando eso fue planteado, hubo un rotundo no de parte de la industria, y al parecer eso habría estancado la puesta en marcha de la medida anunciada la semana pasada. La dirigencia del campo entiende, a partir de eso, que “si no hay carne en cantidad a precios de enero, difícilmente se avance con la liberación de la vaca a China”. Sería una suerte de ultimátum que correría por debajo de la superficie en la que circulan los anuncios y los gestos de acercamiento y relación de funcionarios con el sector agropecuario.

“El mensaje que nos llega es que si no hay cortes populares en cantidad a precios de enero no se hará efectiva la medida anunciada la semana pasada, lo que cambia radicalmente el escenario y eso hará evaluar a la Mesa de Enlace los pasos a seguir. No podemos continuar con esta depreciación de la hacienda sin sentido”, advirtió ayer un integrante de la Comisión de Enlace a Tranquera Abierta.