Rostros y Rastros conciencia | Ser | Individuación

Proceso de individuación

Carl Jung comprendía que cada persona es única y singular. Por ende disponemos de un destino exclusivo. Ahora bien, alcanzarlo, caminar por ese camino distintivo de cada uno de nosotros requiere dar forma a un proceso

En esencia es un camino que permite despertar el potencial y conciencia individual latente en uno mismo, superar obstáculos, integrar nuestros aspectos menos reconocidos (nuestra sombra, nuestra oscuridad), los aspectos del Anima y Animus, y reconocer nuestras mascaras. Y así alcanzar un estado de plenitud, conocimientos e integración que Jung llamaría el Sí Mismo. Es un proceso que nos evoca el viaje del héroe, que nos enseña Joseph Campbell, seguramente nos los programas, libros y cursos que suelen darse para favorecer nuestro desarrollo personal. Sin embargo, para la obra de Carl Jung la teoría de la personalidad humana ofrece una visión mucho más amplia, donde el desarrollo personal se entrelaza con el espiritual y filosófico, en un viaje a la esencia de uno mismo, a conocer nuestra alma, a lograr la conexión con lo divino en nosotros mismos. Es nuestro potencial divino, la conexión con lo numinoso, la oportunidad de la vida es llegar a ser uno mismo, una entidad rica emocional e intelectualmente, indivisible y plena requiere, según la psicología analítica, de un proceso que cubra las necesidades básicas. Es explorarnos, es permitir que lo inconsciente fluya al mundo consciente, implica aprender a manejar nuestras sombras y descubrir nuestras auténticas motivaciones personales.

Es un viaje de exploración, conocimiento de emociones, sentimientos, experiencias, al más profundo de nosotros, debemos entrar en el inconsciente y surcar sus aguas hasta explorando su profundidad, es una travesía no exenta de dificultades, eso debemos saberlo. El héroe que somos para encontrar el tesoro que encierra nuestro ser deberá enfrentar múltiples desafíos. La valentía nos lleva al primer e paso para integrar todas esas piezas casi siempre sueltas o desconocidas de nuestra personalidad para conformar una psique fuerte-integrada, un yo luminoso que nos permita ser felices, libres, auténticos.

Proceso de individuación, crecimiento, bienestar, autonomía y conectar con la esencia de uno mismo. Murray Stein un gran psicoterapeuta Junguiano es conocido por sus continuos aportes al concepto del proceso de individuación. De su autoría destaca el libro: El principio de individuación: hacia el desarrollo de la conciencia humana. En el cual de forma sencilla y a la vez que práctica se desarrolla este concepto. La individuación es clave en nuestro proceso vital. Implica al comienzo de todo despojarse de muchos de esas ideas condicionantes y programas disfuncionales que a menudo la sociedad nos impone y que al fin y al cabo limitan nuestra libertad psíquica y también nuestro bienestar. Poseemos un potencial inmenso y latente, sin embargo, la sociedad, la estructura de educación, los miedos y creencias inculcadas aun desde el grupo familiar, bloquean el camino a nuestro despertar. Desde la mirada de la psicología analítica de Jung, se asume que el ser humano puede estar prácticamente toda su vida sin haber pasado por ese proceso de individuación. Esto suele generar problemas tan comunes como la baja autoestima, de motivación, el sin sentido de la vida, las crisis personales y de pareja, problemas laborales y trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión…

Comprender quién somos y qué. Es encontrar el equilibrio, la armonía interna. Es sentirse integrado, diferenciado del mundo pero partícipe a su vez de él y de su estructura dinámica, sus cambios y movimientos. Desarrollando la conciencia. Carl Jung explicaba que todos en un punto de la vida nos damos cuenta de algo. Somos más que nuestro cuerpo, más que el entorno que nos rodea, muchísimo más que aquello que poseemos e incluso de las personas que conforman nuestra vida.

Somos una entidad que supera las barreras de la nacionalidad y de todo lo que vivimos. Es el monto clave donde dejamos de mirar al exterior, dejamos de buscar respuestas afuera, y comienza nuestro viaje interno, para conocernos, para que la conciencia de quienes somos en realidad y lo que deseamos. En este viaje interno se gesta una consciencia renovada superadora, una integración que permite tender puentes entre lo consciente e inconsciente. Dónde habrá descubrimientos sobre nosotros mismos, aceptación y renovación. Los opuestos se integrarán en nuestro ser, llegará la confrontación con la sombra que todos tenemos, estamos obligados a experimentar la tensión de los opuestos, de ese yin y ese yang donde están las luces y las sombras, nuestra parte femenina y masculina, nuestros miedos y deseos… Allí se genera una nueva comprensión de lo que somos y de la realidad consciente. La Clave esta en la aceptación, ya sea que integramos o cambiemos algún aspecto que hemos desconocido de nosotros. La busca del equilibrio no solo es posible, sino también necesario. Para una vida plena, feliz y sin limitaciones. Para resumir, el proceso de individuación es la inversión más rentable. Tenemos el derecho de actuar como seres individuales, con una identidad definida, sólidos en convicciones, con amor propio y con el conocimiento de nuestros sueños, ideales y valores. Ponerlo en práctica es el objetivo. Las enseñanzas y pensamientos de Carl Jung están más vivas que nunca.

POR JAVIER BORRA Y SANDRA NIETO