Innovación Córdoba | Proaco | Desarrollismo

El liderazgo de Lucas Salim en Proaco

El desarrollista de 46 años se destaca como uno de los líderes empresariales más prometedores de Córdoba. La opinión que tiene de Javier Milei, el mercado inmobiliario y más en esta entrevista exclusiva con Puntal.

Lucas Salim, CEO de Grupo Proaco, es uno de los líderes empresariales más importantes de Córdoba. Su visión única y audaz, aunque considerada arriesgada por muchos, llevó a Proaco al éxito al transformar la manera en que se venden y comercializan los inmuebles en Córdoba y Argentina: desde su primer experimento con un banner inmobiliario en Internet en 2008 hasta la creación de un Marketplace propio.

Con casi 150 mil seguidores en Tik Tok, el líder de grupo Proaco cree que las redes son claves para el crecimiento de la empresa. A pesar de las críticas que puede recibir, a Lucas no le tiembla el pulso para decir lo que piensa y no se siente atado a ningún partido político. En ocasiones, se encuentra en el centro de atención y no teme asumir ese rol.

Entre los proyectos más destacados de Proaco, se encuentra Docta, una ciudad dentro de otra ciudad, situada en la zona oeste de la capital. Este proyecto abarca 600 hectáreas divididas en 5 distritos urbanos: Boulevard, Avenida, Central, Parque y Soho. Cada distrito ofrece una variedad de opciones residenciales, como lotes, casas, departamentos, centros comerciales y condominios. Docta es una urbanización planificada en torno a 10 principios centrales para promover el bienestar de la comunidad y su entorno.

Otro proyecto muy importante es Pocito, un complejo de 137 mil metros cuadrados (m2), compuesto por tres torres de 36 pisos, un centro comercial, oficinas y estacionamiento, desarrollado en etapas en la manzana ubicada en Vélez Sarsfield y Estrada. La primera de estas torres será el escenario de la próxima edición de Casa FOA Córdoba, programada del 3 de mayo al 2 de junio de 2024. La exhibición contará con 38 espacios y 4.720 m2 de exposición, que incluirán una tienda, una cafetería y un auditorio.

Pero no todo en su vida son negocios. Salim encuentra refugio y oportunidad de reflexión personal en su pasión por el mountain bike. Además, es un apasionado del rugby y un fiel seguidor de La Tablada, club del cual aprendió valiosas lecciones de vida y liderazgo cuando era adolescente.

En una entrevista exclusiva con PUNTAL, Salim nos contó desde sus experiencias positivas hasta sus desafíos más grandes, los proyectos que se vienen, la opinión que tiene sobre Javier Milei y mucho más.

¿Cómo describirías la estructura de tu equipo en Proaco y cómo crees que esto contribuye al éxito de la empresa?

Todas las áreas están muy bien cubiertas. Cuento con un equipo multidisciplinario totalmente diverso. Tenemos áreas de marketing, administración y finanzas, operaciones, transformación digital, etc. Tenemos las gerencias tradicionales e innovamos con esta gerencia de transformación digital. Eso explica el éxito de Proaco. Tenemos un marketplace propio de la empresa. Se puede hacer un recorrido de más de 1000 unidades con precio, condición del producto, stock, etc. Esto nos permite operar en tiempo real y eso hace que hoy seamos la compañía que más inmuebles vende en la Argentina.

En 2008, vendieron su primera casa por Internet. ¿Ese fue el punto de inflexión que llevó a Proaco a apostar por la digitalización completa?

Comencé haciendo un banner en un portal en un momento en que nadie hacía banners de productos inmobiliarios. Lo tuve que bajar a los 30 días porque me llegaron más de 2000 consultas. Me llegó una propuesta de España, en la que el contacto con el cliente fue digital pero después se fue a un canal analógico. Hoy podemos operar al 100% de manera digital, desde la consulta, la autogestión, la reserva de la unidad, la firma de la reserva de compra, el boleto de compra-venta y la entrega de posesión.

¿Qué desafíos enfrentan las desarrolladoras en Córdoba al intentar digitalizar sus procesos de venta al igual que Proaco?

Para que nosotros podamos vender, detrás de un producto inmobiliario en Argentina tiene que haber alguien aportando dinero, o que exista una venta de otra propiedad, ya que es un país que no tiene crédito hipotecario. A nosotros nos interesa compartir este tipo de digitalización, para que seamos más eficientes, haya más acceso a viviendas y nos vaya mejor a todos. En Buenos Aires a esto no lo ven. Es una generación más analógica, no les interesa asignar presupuesto a la transformación digital.

¿Cuál es el proyecto más emocionante en el que estás trabajando actualmente? ¿Qué lo hace destacar del resto? ¿Hubo alguno que no te gustó?

Durante estos últimos 20 años, hemos abarcado prácticamente todas las tipologías posibles en el desarrollo inmobiliario. Desde edificios corporativos y comerciales hasta usos mixtos, centros comerciales, edificios de estacionamiento y condominios de lujo, entre otros. Actualmente, estamos inmersos en un proyecto de urbanización que podría considerarse una ciudad dentro de otra ciudad, albergando a más de 2000 familias. Tenemos la oportunidad de crear una obra maestra, cuidadosamente planificada para mejorar la calidad de vida de las personas. Este será el primer desarrollo privado en ofrecer conectividad 5G, lo que nos llena de emoción por las posibilidades que ofrece este proyecto.

Ahora se viene Casa Foa y Proaco va a ser parte…

Sí, el 3 de mayo comienza Casa Foa. Esta será su edición número 40, y para aquellos que no estén familiarizados, es una destacada exhibición de arquitectura que se lleva a cabo en Pocito. Con el concepto de mostrar cómo es vivir en la ciudad, no hay un lugar más emblemático en Córdoba que Nueva Córdoba. Este evento se desarrollará en un espacio de más de 5000 metros cuadrados, ofreciendo una variedad de habitaciones y ambientes para explorar.

Yendo un poco a la política…. Muchas personas en redes sociales te acusan de ser afín al presidente Javier Milei. ¿Es así? ¿Te consideras libertario?

No, la verdad es que no conocía a Javier Milei; me enteré de quién era gracias a mi hija de 14 años. No me considero libertario y tampoco lo voté, pero sí creo que hay muchas propuestas que están muy relacionadas con lo que nosotros hacemos. El punto uno indiscutible es el derecho a la propiedad; nosotros vendemos propiedades y si eso se pone en discusión, no podríamos trabajar.

¿Cuál es tu opinión sobre el derecho a la propiedad y la regulación de los contratos de alquiler?

El hecho de no intervenir en los contratos y permitir el alquiler libremente está generando un auge. El mercado es el que regula el precio, lo peor que se puede hacer es intervenir en el contrato porque eso genera distorsiones. La idea es encontrar un acuerdo que beneficie a ambas partes, por ejemplo, a algunas personas quizás no les convenga tener un contrato en pesos actualizados porque cobran en dólares. Creo que la gran oferta de departamentos en alquiler que existe hoy en día, y el hecho de que dejemos de escuchar a personas que dicen “no encuentro dónde alquilar”, son señales positivas. Los alquileres no están caros, el problema son los bajos ingresos de los argentinos. Sería bueno que los propietarios de los alquileres comprendieran eso y apoyaran a la gente.

¿Cómo consideras que va a ser la relación de Javier Milei con los empresarios privados? Tuviste la oportunidad de reunirte con Carlos Melconian

Formo parte de la Fundación Mediterránea en Córdoba. Cuando vino Bullrich a presentar a Melconian como candidato en Córdoba, fui invitado. La presentación me dejó una sensación desagradable, noté que Patricia no tenía intenciones de ser presidenta, no estaba convencida. Melconian elaboró su plan económico con financiamiento de la Fundación Mediterránea. Era un plan que carecía de una ideología definida, pero quedó asociado únicamente a la posible victoria de Patricia Bullrich. Después de su discurso, solicité una reunión con Carlos, en la que también estuvo presente Damián Tabakman, presidente de la CEDU. No fue una conversación productiva, estaba abrumada por la agenda y mis expectativas no se cumplieron. Tenía muchas propuestas para impulsar el sector inmobiliario. Carlos me respondió: “Estás hablando de crédito hipotecario, estímulo y promoción de viviendas para ciertos sectores, pero si arreglamos la macroeconomía, esas situaciones se solucionarán solas”. Esta afirmación me hizo reflexionar, si se detiene la producción de viviendas, surgirán problemas de precios, porque el mercado de la vivienda se regula por precio. Si no hay precios, no hay viviendas. En mi opinión, los extremos son perjudiciales. Creo que no se debe ir totalmente hacia un extremo u otro. Sé que Argentina necesitaba un cambio profundo y tal vez Milei represente ese cambio. Sin embargo, es necesario encontrar ciertos consensos.

¿Cuál es tu opinión sobre la obra pública? ¿Debe continuar?

Si queremos abordar el problema del desempleo en Argentina, es crucial impulsar la construcción y garantizar que la obra pública no se detenga. En este aspecto, difiero de Javier Milei, aunque considero que la obra pública puede ser pausada temporalmente para abordar ciertos problemas, es importante reconocer que las necesidades de infraestructura, como reparación de calles y desagües, continúan siendo urgentes. Es fundamental discutir cómo abordar estos temas, pero es innegable que alguien debe asumir la responsabilidad de ello. En mi opinión, los extremos son perjudiciales. Creo que no se debe adoptar una postura completamente a favor o en contra. Reconozco la necesidad de un cambio profundo en Argentina, y es posible que Milei represente esa opción. Sin embargo, es esencial encontrar puntos de acuerdo y consensos para avanzar de manera efectiva.

Muchas veces en la Argentina se dice que no hay empleo, que la gente no quiere trabajar ¿Cómo abordan la cuestión del empleo en Proaco? ¿Ves disponibilidad de mano de obra en el sector de la construcción?

En los últimos 60 días, fue la época en la que más gente me pidió trabajo. Generamos un canal para que la gente pueda dejar sus CV. Me escribe gente de todo tipo, gente que se moviliza con tu empresa y le gusta lo que haces, y gente que está desesperada porque necesita el trabajo. Hoy vemos que es mucha gente, pero si la industria de la construcción comenzara a arrancar, vamos a tener problemas de mano de obra.

¿Cuál es tu enfoque para manejar la crítica en las redes sociales?

Hay dos posibilidades de analizar a los haters: te podés enojar o podés capitalizarlos. Para comunicar algo y que llegue a las personas es necesaria la viralización, y la única forma es que haya gente a favor y gente en contra. Creo que nuestro presidente logró eso, es casi intocable en las redes porque tiene la capacidad de llegar.

En nuestro caso como empresarios, a pesar de saber que vamos a recibir algunos palos, también está la gente que sabe ver la solidez de la empresa y la capacidad que tenemos de avanzar. Creo que compartimos lo que hacemos para contagiar y que haya cada vez más jóvenes que quieran emprender.

¿Qué mensaje tenés para los jóvenes emprendedores que consideran irse de Argentina en busca de mejores oportunidades?

Creo que no hay mejor país para vivir que Argentina. Tuve la posibilidad de conocer casi todo el mundo y siempre quiero volver a mi país. Sé que la parte económica es importante, pero no es la más importante en la vida. A mí me encanta mi país y creo que, además de castigarnos mucho, también nos brinda muchas posibilidades. Yo soy fruto de la crisis de 2001, mi familia se fue al exterior, pero yo decidí quedarme acá y me fue mejor.

Lo importante es la perseverancia. No todo es inmediato. Comencé haciendo dos dúplex, hasta que llegamos a realizar un mega desarrollo.

Por Mariano Migliazzo