Provinciales | Córdoba | recaudación | Finanzas

La recaudación propia en Córdoba cayó 4 por ciento el mes pasado

Si se suman los ingresos provenientes de la Nación, la cuenta termina 1% abajo en términos reales con respecto a junio del año pasado. IVA e Ingresos Brutos amortiguaron la caída porque crecieron fuerte. El resto, en retroceso

Por tercer mes consecutivo, los ingresos de la provincia se movieron por debajo del proceso inflacionario, lo que implica una caída en términos reales. En junio, según los datos oficiales del Ministerio de Finanzas de Córdoba, los ingresos totales -computando los de origen nacional y la recaudación propia- mostraron una merma del 1% contra el mismo período de 2022.

Pero la evolución de ambas fuentes de recursos no fueron iguales. Mientras los recursos nacionales mostraron una mejora del 1%, los de Córdoba cayeron 4%. Sin embargo esta última cifra resulta mejor que la observada en mayo, cuando hubo una caída de la recaudación provincial del 7%. En abril había retrocedido 4%.

En otros términos, mientras que los recursos provinciales registraron un crecimiento nominal interanual del 102%, lo que en términos reales representa una caída del 4%, los de origen nacional presentaron un crecimiento del 113% nominal, lo que neto del efecto del crecimiento de los precios implica un incremento del 1% real con respecto a junio del año 2022.

Así, la recaudación total del mes de junio de 2023 para Córdoba fue de $ 163.935 millones, lo que significa un crecimiento nominal del 110% respecto al mismo mes del año 2022. Si se descuenta la inflación, considerando a tal fin el Índice de Precios al Consumidor de la Provincia de Córdoba hasta el mes de mayo y una estimación propia para el mes de junio de 2023, se observa que la recaudación habría caído un 1% interanual.

Un informe del Ministerio de Finanzas provincial remarca que “la pandemia profundizó la crisis nacional que empezó a impactar en las finanzas provinciales en julio de 2018. Por este motivo, resulta pertinente realizar la comparación frente a un período previo a la recesión. Al tomar como referencia la recaudación del mes de junio de 2018, se observa un incremento del orden del 2% para el 2023. Por su parte, la comparación frente a junio de 2019, 2020 y 2021 arrojan variaciones reales positivas del 16%, 27% y 15%, respectivamente”.

En detalle

En junio, se observa que el conjunto de los impuestos cuya dinámica recaudatoria depende del ciclo económico (IVA, Ganancias, Ingresos Brutos y Sellos) se ubicó por debajo de los niveles observados previo a la crisis (-2% real respecto a junio de 2018).

Este tipo de impuestos representó el 85% del total recaudado en junio de 2023 y mostraron un incremento del 109% nominal respecto a junio de 2022 (-1% real interanual) principalmente traccionado por el IVA.

Entre los recursos de origen provincial, el Impuesto sobre los Ingresos Brutos confirmó su importancia y representó el mes pasado el 80% de la recaudación propia. La alta participación de este tributo hace que su dinámica recaudatoria impacte fuertemente en las finanzas provinciales. En junio, Ingresos Brutos muestra un incremento del 113% nominal, lo que en términos reales implica un incremento del 1% para igual período. Si se toma como período base de comparación al año 2018, una vez descontado el efecto de la inflación, la recaudación de junio de 2023 se ubica por encima de los niveles observados en junio de 2018.

Como resulta de esperar, si el más importante de los impuestos propios -que representa el 80% de los ingresos- aumentó 1% y el resultado final de la recaudación provincial cayó 4% es porque los demás se desplomaron. En ese sentido, el Impuesto de Sellos apunta una caída interanual del 17% en términos reales. La recaudación de este impuesto es explicada básicamente por operaciones financieras, en la que los bancos y empresas actúan como agentes de retención (la recaudación por esta vía significa el 54% del total y creció un 73% nominal); transacciones de automotores, en las que el Registro de la Propiedad Automotor actúa como agente de recaudación (30% del total y una variación del 85% nominal); y emisiones por operaciones inmobiliarias (5% del total, +70% variación nominal). Si se realiza la comparación frente al mes de junio de 2018, la recaudación de este tributo apunta una caída del 30% real.

En tanto, los Impuestos Patrimoniales en su conjunto mostraron una caída real del 20%. El inmobiliario, que concentró en junio el 74% de este tipo de impuestos, registró un incremento interanual del 65% en términos nominales (-22% real), explicado por el incremento del 57% del Urbano y del 74% en el caso del Rural.

Por último, el Impuesto Automotor mostró un aumento del 81% en términos nominales frente a junio del año pasado, lo que equivale a una caída real del 14 por ciento interanual.