Tranquera Abierta | Córdoba | maquinaria-agricola | importaciones

Por trabas a la importación, productores se quedan a la espera de su maquinaria

Incluso algunos terminan aceptando cambios por otros modelos ante la imposibilidad de contar con lo pactado originalmente. Se da tanto en productos nacionales como en importados

Las dificultades de las industrias, especialmente ubicadas en el interior del país, para conseguir los dólares necesarios para cumplir con sus proveedores del exterior siguen siendo una realidad a pesar de que el tema parece haber salido de la agenda nacional. En Córdoba, las cámaras empresarias vienen manifestando en las últimas semanas que la situación está lejos de normalizarse y que cada vez se hace más compleja. Por eso, en los últimos días directamente le enviaron una carta al ministro de Economía Sergio Massa para solicitarle una reunión urgente.

En ese contexto, quienes compran producción industrial muchas veces terminan sufriendo las consecuencias porque se quedan esperando la entrega de productos que si bien tienen compromiso de disponibilidad a determinada fecha, ese plazo después suele no cumplirse.

Fue lo que se transparentó esta semana con un posteo en su cuenta de Twitter del productor tambero Tomás Gostari que reclamó porque tomó un crédito para adquirir un tractor que debían entregarle en septiembre y ya comenzó a pagarle al banco la primera cuota pero aún no tiene el vehículo para su trabajo en el campo. “Compre un tractor nacional en junio con entrega en septiembre, todavía no me lo entregaron porque no los dejan importar algunas piezas. Ya me llego la primera cuota del crédito que la iba a pagar pruduciendo mas. Por si no lo saben por lo general uno compra un tractor para producir”, ironizó sobre el final el productor, molesto por la situación derivada de las trabas a las importaciones.

El mismo productor destacó luego que “sólo las financieras y los politicos sobreviven pero algún día los p... que producen (economía real) no van a poder hacerlo más. José Ignacio De Mendiguren, haga algo, esto no da para más”, le reclamó al secretario de Industria de la Nación.

Pero el posteo no tardó en hacerse viral, entre otras cuestiones porque el problema fue relatado por muchos otros que atraviesan la misma situación con una gran variedad de bienes.

Maximiliano Mira relató que compró “el 2 de agosto un rolo culminador” y le prometieron que en 60 días lo tendría a disposición. “Hace unos días me avisaron que 30 días mínimo le falta aún”, y aclaró que se trata de “una fábrica nacional, y es solo hierro. Rechace trabajos por no tener el equipo completo”, destacó para mostrar que además está perdiendo ingresos.

Y agregó que la fábrica lo cobró “de contado”, pero recordó que mientras el crédito salía, el rolo culminador aumentó otro 8%. “Tuvimos que poner cada centavo para cerrar rápido el negocio y acá estamos sin fecha estimativa aún”, señaló.

Pero las historias se siguieron multiplicando y allí contó su experiencia Alan de Martin: “Me pasó algo similar. Compramos una batea semiremolque para un equipo de transporte, tendrían que habérnosla entregado hace 2 meses, pero Aduana no libera los componentes importados para el ABS de la batea. Es imposible invertir así”, se quejó.

Por su parte, Juan Manuel Alberro se sorprendió por la cantidad de casos similares que se fueron anotando y contó el suyo: “Bueno veo que somos varios. Compré un tractor 540; vamos por la tercera cuota del crédito y de la entrega ni noticias. Eso sí los empresarios después se reúnen con Massa y lo aplauden. Se ve que los subsidios a la industria son tan grandes que no hace falta producir”, disparó el productor.

Finalmente, Nery Ordóñez se sumó a los casos de empresarios que deciden invertir, toman financiamiento, comienzan a pagarlo pero nunca llega el momento de contar con la herramienta adquirida por las demoras en las entregas. “Me paso lo mismo, compré un semi con entrega para agosto. Hice una entrega y ya abone varias cuotas del credito, tengo las patentes acá, teoricamente ahora para la primera semana de diciembre me lo van a poder entregar”, explicó ilusionado.

Mucho más acá, la demora en la entrega de maquinaria también alcanzó al presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, David Tonello. El dirigente decidió durante la última cosecha gruesa, en pleno abril, adquirir un tractor de marca importada. En ese momento señó el vehículo de trabajo para el campo y esperó que en el plazo fijado, de unos 45 días, llegara para ponerlo rápidamente en marcha.

Pero los tiempos comenzaron a extenderse y comenzando diciembre aún no cuenta con el tractor que ya empezó a pagar a fines del primer cuatrimestre. Sin embargo, se agregó un detalle más: la empresa encargada de la entrega le informó que posiblemente antes de fin de año pueda contar con el tractor, pero no con el que señó en abril, sino con otro de motor más grande por lo que deberá pagar un adicional a lo que tenía previsto. De todos modos, aún sigue sin la herramienta de trabajo.

“Hay cientos de casos de productores que compran una cosa, le demoran las entregas y al final muchas veces tienen que quedarse con algo diferente a lo que pidieron”, explicó Tonello.