Opinión | campaña | elecciones | ciudad

Primeras estocadas de una campaña que todavía está fría

Los embates de Abrile apuntan a cuestionar el liderazgo de Llamosas. Pero desde el PJ remarcan el rol de conductor del intendente. También hubo cruces por los casos. Scoppa dice que es peligroso votar en noviembre y De Carlos no descarta bajarse.

La primera semana de campaña electoral en la ciudad tuvo un par de cruces verbales aunque todavía está fría debido a que recién comienza. Es evidente que aún no hay clima político en el Imperio del Sur. Los riocuartenses están más preocupados por la situación sanitaria que por quién votar el 29 de noviembre próximo. Hasta el momento, ésa es la fecha para ir a las urnas, en lo que será la primera elección bajo pandemia y para la cual la Junta Electoral Municipal ha confeccionado un estricto protocolo de bioseguridad. En efecto, los vecinos de la ciudad están hoy más enfocados hacia la evolución de los casos de Covid-19 que hacia los comicios municipales. Y es lógico: nadie se quiere contagiar del virus y, si ello ocurre, las energías están centradas en cómo salir de la enfermedad. Ayer, por ejemplo, hubo muchísimas personas en el Operativo Identificar que se llevó a cabo en el barrio Santa Rosa, que tiene por objetivo mitigar la propagación del coronavirus en los distintos sectores poblacionales. Y a eso hay que sumarle el impacto en la vida económica de la ciudad. Al respecto, los comercios cifran sus expectativas en las ventas por el Día de la Madre, a los fines de, al menos, tener alguna recuperación frente a meses de caída en las operaciones comerciales.

No obstante, paralelamente, la campaña va dando sus primeros pasos con rumbo a noviembre, si el Covid-19 lo permite. Y, en ese marco, se dieron las primeras estocadas electorales. Por un lado, las declaraciones del candidato a intendente de Juntos por Río Cuarto, Gabriel Abrile, criticando el liderazgo político del intendente Juan Manuel Llamosas, en medio de la pandemia, generaron una fuerte reacción en el Palacio Municipal. Hasta el momento, el oficialismo estilaba no contestarle a la oposición. Pero de cara a las elecciones, hubo un golpe de timón en la estrategia de campaña de Hacemos por Córdoba. “Llamosas es parte del problema y por eso hay que cambiar de liderazgo”, disparó Abrile en el inicio de la campaña. Pero el contraataque no tardó en llegar. “Hemos transitado cuatro años de gestión en los que hemos demostrado a la sociedad quién nos lidera, quién nos conduce y un estilo de liderazgo que a muchos les molesta porque es un líder que no grita, que no confronta y que no es violento. No solamente podemos evaluar a un líder por su personalidad, como parece que les han enseñado a algunos dirigentes de la ciudad. Tenemos a un líder moderado, con quien he compartido otros espacios públicos, donde he aprendido sobre el valor de la escucha y he aprendido mucho de su ejemplo y de su humanidad”, retrucó sin pelos en la lengua la subsecretaria de Educación, Mercedes Novaira. Y, por el otro, los dichos de Lucía de Carlos, postulada por el partido Respeto, quien cuestionó la información que se da en torno de los contagios en Río Cuarto. “Salieron datos bastante retocados en relación a la cantidad de casos. Veníamos con una cifra de entre 300 y 500 casos por día y de repente salen 40”, lanzó De Carlos a los cuatro vientos. Pero la respuesta del PJ no se hizo esperar y llegó desde el Centro Cívico. “Nadie está retocando datos. Y decir que estamos ocultándolos para ir a votar es una locura”, replicó con vehemencia la directora general de la Delegación local del Gobierno de la Provincia de Córdoba, Samantha David. En fin, el dato distintivo en el preámbulo de la campaña ha sido el fuego cruzado entre el oficialismo y la oposición, que promete dar nuevos capítulos de acá a noviembre venidero.

En total, son ocho los candidatos que disputarán la intendencia riocuartense. Sin embargo, De Carlos no descarta bajarse si la pandemia de coronavirus sigue complicada: “A esto lo estuvimos pensando colectivamente en marzo, cuando aún no se sabía que las elecciones iban a ser postergadas. Teniendo en cuenta que las elecciones son un acto muy masivo no es la mejor respuesta que se le puede dar a una ciudadanía ante una situación de contagios desmedidos. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para resguardar la salud de la población. Es decir que si llegada la fecha de noviembre seguimos en un contexto en el que la tasa de contagios diarios es elevada, lo pensaremos seriamente y de ser necesario tomaremos esta decisión”. Por su parte, Eduardo Scoppa (Riocuartenses por la Ciudad) indicó que es peligroso hacer los comicios en noviembre: “Uruguay y Surinam son dos ejemplos de lo que campaña y elecciones pueden provocar en la propagación del Covid-19. En Río Cuarto no vamos a ser cómplices de una locura. Se debería avanzar en un plan de transición que nos permita salir de esta situación lo mejor posible”. Pablo Carrizo (Frente Política Abierta) confía en que se podrá sufragar el 29 de noviembre, mientras que la Ucedé, que postula a Marcelo Ljubich, sostiene que no se puede continuar con un estado de “precariedad institucional”. Guadalupe Fantin, del Frente de Izquierda, manifiesta que no es momento para hacer campaña, en tanto que Mario Lamberghini (Partido Libertario) se presenta como “Tu administrador”. Faltan 43 días para las elecciones, en medio de una fuerte puja entre quienes quieren ir a votar y quienes no.