Río Cuarto | familia | empresa | viaje

Una aerolínea deberá indemnizar a cinco riocuartenses con más de 1 millón de pesos por no respetar las condiciones de un viaje

La empresa aérea les canceló los vuelos a Saint Martin a causa del huracán Irma, pero nunca les ofreció una compensación razonable, por lo que la Justicia ordenó la emisión de 5 nuevos boletos y el pago de $ 1,2 millones

El Juzgado Federal de Río Cuarto ordenó a la empresa Copa (Compañía Panameña de Aviación) a indemnizar a una familia riocuartense por no cumplir con las condiciones pactadas para un viaje a Saint Martin (Caribe). La firma deberá emitir cinco pasajes nuevos (con las mismas características de los comprados inicialmente) y, además, pagarle $ 1,2 millones.

A mediados de 2017, los pasajeros adquirieron tickets para trasladarse hacia su destino de vacaciones desde Santiago de Chile con escala en Panamá. Sin embargo, a raíz del huracán Irma, que irrumpió el 30 de agosto de ese mismo año y generó graves daños, la aerolínea les canceló el vuelo y nunca les ofreció una alternativa razonable para compensar el daño.

Uno de los logros es que se haya podido litigar en RíoCuarto, ya que la empresa pretendía hacerlo en Buenos Aires y la Justicia se lo denegó.

El abogado Gonzalo García Soriano, quien junto a su par Ezequiel Blencio Falco -ambos profesionales pertenecientes al "Estudio Jurídico Novo García y Asociados"- representan a la familia afectada, dijo a Puntal que los viajeros tenían previsto salir en enero del 2018, momento en el que ya se había mejorado la situación causada por el fenómeno climático, por lo que no había justificativos para no cumplir con el compromiso asumido al momento de venderles los boletos.

“La aerolínea había vuelto a volar esa ruta. Sin embargo, antes de la fecha del viaje, cuando la familia se comunicó con la empresa para consultar la situación, se les informó que sus vuelos habían sido cancelados. En ese marco, Copa les empezó a dar alternativas irrisorias e imposibles, como salir de un momento a otro con destino a Miami (Estados Unidos), para lo que tenían que conseguir una visa de turista en 24 horas. También les pidieron el pago de una multa. Ante la falta de acuerdo, la familia recurrió a Defensa del Consumidor y, en esa instancia, la empresa les ofreció, un año después, devolverles el dinero abonado a valores históricos, algo que no fue aceptado. Por eso, se decidió avanzar con la instancia judicial”, explicó el letrado.

“Ante el Juzgado Federal pedimos que les den los cinco pasajes a la misma isla y en el mismo tiempo que ellos contrataron (enero). Además, solicitamos una compensación por daño moral y daño punitivo. La Justicia hizo lugar a todo lo que requerimos, algo que no es habitual, sobre todo con respecto a los dos últimos puntos. Lo que se ha hecho con el daño punitivo es dar una sanción ejemplificadora para que la empresa no vuelva a hacer lo mismo, teniendo en cuenta que son varias las personas afectadas por este tipo de cambios”, agregó.

Paralelamente, García Soriano sostuvo que la otra cuestión novedosa es que se permitió litigar en Río Cuarto, pese a que la firma quería hacerlo en Buenos Aires.

Además, el juez aplicó la ley de defensa del consumidor, otro hecho relevante e inusual que beneficia a la familia afectada.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal