Tranquera Abierta | Fundación FADA | Río Cuarto | Juan Schilling

Juan Schilling, de Fada: "Hay que lograr estabilidad económica, dólar único y baja inflación"

El flamante presidente de la Fundación que desde Río Cuarto ganó protagonismo nacional como think tank del agro, dice que hay mucho por hacer y que la dinámica de la economía cordobesa es única en el país. Los desafíos por venir

El economista Juan Schilling estuvo desde la concepción misma de la Fundación Fada; fue uno de los socios originales. Y casi una década después llega a su presidencia con el desafío enorme de seguir poniendo más ladrillos en un edificio que echó raíces en Río Cuarto pero que trascendió a nivel nacional y hoy es una referencia ineludible tanto para medios de comunicación como para dirigentes políticos y personas afines al campo y la agroindustria.

“Lo que viene para adelante es mucho trabajo, independientemente del resultado de este domingo”, se entusiasmó el flamante directivo que, si bien vive en Buenos Aires, tiene campo en la zona de Charras.

“Vamos a seguir trabajando duro para presentarle todos los trabajos al nuevo Gobierno que se elija. Y más allá de que se pueda pensar que con uno se podría tener más proactividad que con el otro, la filosofía de Fada es que sus informes están siempre disponibles para el decisor político que quiera tomar estas ideas y que sirvan para hacer crecer a la Argentina, que es lo importante en esto”, afirmó Shilling en diálogo con Tranquera Abierta.

La filosofía y el rumbo de Fada parecen muy definidos, ¿qué impronta personal espera aplicarle en estos años de gestión?

Nuestro economista jefe que es David Miazzo está radicado en Buenos Aires y yo estuve trabajando mucho con él todos estos años y hemos hecho dos presentaciones al Congreso y otros ámbitos. La verdad que hay mucho trabajo para hacer, en lo que representa una suerte de sucursal de Fada en Buenos Aires. Todo eso no sólo que va a seguir sino que se va a intensificar.

Pero la raíz está en Río Cuarto...

Si, claro. El equipo de trabajo sigue funcionando en Río Cuarto y está muy cómo ahí. Y la verdad que el acompañamiento y el apoyo que recibimos de parte de la comunidad de Río Cuarto es extraordinario y lo pudimos ver una vez más en la Cena Anual de Recaudación (CAR23) que no sólo contó con un salón repleto, sino con un número muy importante de empresas que apoyan.

Imagino que la zona de Río Cuarto le asigna buena parte de la personalidad y su razón de ser...

Creo que tenemos que ir hacia los modelos de países que consumen buena parte de su producción en la zona donde se origina. Y en esto Córdoba y la zona de Río Cuarto la tienen muy clara. Miremos por ejemplo lo que ocurre con el bioetanol y esos proyectos que absorben la producción local de granos. Hay que seguir en ese camino porque es un desarrollo regional que le hace bien a todos, a los productores y a la agroindustria que se radica en el interior y que funciona con materia prima cercana.

Se habló en las últimas semanas de ese modelo Córdoba a nivel nacional, un poco influenciado por las elecciones...

Así es, y tiene toda la lógica del mundo. Porque es una provincia con un dinamismo que supera al resto claramente. En nuestro sector especialmente.

Como economista, ¿qué variables hay que encausar rápidamente?

Sin dudas que lo que pretendemos es estabilidad macroeconómica, tipo de cambio único y baja inflación. El crecimiento de Argentina pasa por ahí, después se puede discutir los detalles.

En realidad se habla poco de crecimiento en Argentina, hace mucho que no se escuchan propuestas o políticas tendientes a ese objetivo...

Y tenemos que volver a eso. Uno de los trabajos más importantes que hicimos desde Fada y que se lo presentamos a la Comisión de Agricultura de Diputados, fue el de las restricciones a las exportaciones que tiene Argentina y no los 10 o 12 países que compiten con nuestro país a nivel mundial. Pero además se observa en ese trabajo que hicimos, las tasas de crecimiento de esos otros países que no tienen restricciones. Se puede ver a Brasil con el 250%, Paraguay con el 240%, todos números muy por encima de la Argentina que apenas alcanza el 56% en 30 años. Entonces, un elemento distintivo de la falta de crecimiento en la Argentina en las últimas décadas sin dudas que las restricciones a las exportaciones es uno central. Sumemos múltiples tipos de cambio, retenciones, reglas de juego claras que en definitiva es estabilidad macro. Y puntualmente en el dólar, debe ser uno sólo y competitivo.

Hace mucho que la exportación argentina está penada, o por vía impositiva o por restricciones...

Si volvemos a los trabajos de Fada vemos que el Índice Fada marca que la participación del Estado en la rentabilidad del productor muestra claramente el problema. Porque ese indicador dio el 76% para toda la producción agrícola y daba arriba del 85% para soja. Eso no es de un país capitalista, democrático, que quiere crecer en base a un modelo agroexportador.

Si el 10 de diciembre llaman a Fada para pedirle un puñado de sugerencias para que el campo y la agroindustria pise el acelerador, ¿qué enumeraría?

Lo primero es estabilidad macroeconómica, luego regularizar las variables de precios relativos que están distorsionadas. A partir de ahí empezamos la lista con dólar único, menor presión fiscal, frenar la emisión monetaria, entre otras. Pero insisto, lo primero es estabilidad y luego los detalles.

¿Van a profundizar los lazos con otras entidades, como Barbechando, por ejemplo?

Sin dudas. De hecho fuimos juntos al Congreso a presentar el trabajo para eliminar restricciones a las exportaciones y crear medio millón de empleos. Y seguimos trabajando también con la cadena de la carne, y ahí también hicimos un trabajo espectacular, con más de 25 instituciones y 70 entrevistas a expertos, con el objeto de sumar un millón de toneladas de exportación adicionales de carne. Todo esto continúa.