Rostros y Rastros Gabriela Cantore | arte | Arte Sana

Crear algo que nos gusta o que no nos gusta, igual sana

"La teoría indica que el poder creador es superador de lo que me gusta o no me gusta. Podemos crear cosas que no nos gusten y aun así nos sanen", dice la Licenciada en Psicología Gabriela Cantore quien llevó adelante una investigación a través de charlas con artistas en el ciclo Arte Sana.

Conocemos muchas historias de personas que durante este tiempo de quietud, de estar en casa, de frenar, de dejar de trabajar de la misma manera, retomaron o descubrieron alguna habilidad, arte, destreza. También son sobrados los testimonios de quienes ante momentos tristes, difíciles, duros y complicados de la vida recurrieron al arte como una vía de escape ante tanto dolor. Otra de las cosas que escuchamos, y sobre todo de grandes artistas, es que el mejor arte lo logran justamente en esos momentos oscuros. El poder sanador y salvador del arte es el motivo por el cuál convocamos a Gabriela Cantore (Psicóloga - MP 9371) quien durante estos últimos meses llevó adelante una serie de vivos en su Instagram @gabriela.cantore que denominó, justamente, Arte Sana y que luego, según cuenta, formaron parte de fuente de información para una investigación aún mayor.

“Quienes trabajamos hace años desde esta perspectiva no queremos obviar el aporte del enorme Carl Gustav Jung, que aunque médico tuvo la enorme valentía de vincular lo creativo en el proceso de curación, ampliando la información que aportaba el método científico como único hacedor de verdad. Esta vinculación académica entre la psiquiatría y arte, abrió la puerta a lo que hoy muchos psicólogos podemos disfrutar y defender orgullosamente”, comienza diciente cuando le pregunto qué lugar ocupa el arte dentro de la psicología y cómo lo abordan los profesionales de la salud mental. “En relación a tu pregunta casi siempre los momentos poco felices siempre son el inicio necesario para enfrentar al cambio. No intentamos cambiar algo si estamos contentos con eso. Aquello que nos funciona bien para el ánimo generalmente lo dejamos así hasta nuevo aviso. La oportunidad de re-direccionar la visibilizamos con mayor estímulo cuando queremos salir de algo angustiante o incómodo. Seguramente no es la única manera de querer re-direccionar nuestra vida, pero sí es una forma frecuente. Cuando nos molesta algo activamos intentos de cambio. Es desde allí donde nos animamos a repensarnos y a re-direccionar nuestra vida. A veces las mejores soluciones requieren de la caída de las murallas del éxito para que veamos más allá de algunas anestesias del bienestar”.

¿Es el poder creador lo que sana o hacer eso que nos gusta?

“Lo que nos sana es la creación, en cualquiera de sus modalidades. En el acto creativo se sintetizan emociones, saberes, experiencias que suman a nuestro caudal vital de sabiduría, superando nuestro arsenal intelectual. Eso es per se un avance. La teoría indica que el poder creador es superador de lo que me gusta o no me gusta. Podemos crear cosas que no nos gusten y aun así nos sanen.

“Cuando hacemos cosas que nos gustan, seguramente estamos apelando a esa información superadora de lo intelectual. Si te gusta algo estas sintiendo placer al hacerlo y eso es tan libidinal como creativo, por lo cual te conectas con la vida y ahí mejora la cosa”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCI0nMYZDtJY%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABABCZBsxaP19QQDcZCZCQj6n9tIMONTSBGZB5R1VWwl2UHQ00B8vtgVhpRG8gSF0ZB7MJdXqV7Ye3ucZBsZC49yvx1JpF0Jkl7tf8n8ZA8A4VmltWzuxE5aPDZBPAmwCmPR11QZAaVWzGj8jkNs7mQfYObyNC1NS0sxvUxvOtZBsZANGQ

¿Cómo fue la idea de comenzar con este ciclo de vivos con artistas?

“Por diferentes razones mi vida siempre está rodeada de artistas y en mi trabajo como psicóloga clínica pienso mucho en ellos. Me pareció que era tiempo de ir a preguntarles su opinión respecto a muchas de las cosas que pienso, veo o estudio para que me las contesten en primera persona. Empezó como una inquietud, casi personal, y se abrió un enorme universo de investigación y aprendizaje. La belleza que me iba a acompañar en este trabajo no la imaginé. Empecé hablando con amigos y se convirtió en una investigación que cambiaría muchas de mis propias perspectivas y quizás de otras personas”.

¿Qué cosas te sorprendieron durante esta investigación?

“Me sorprendió mucho hablar con personas que aun sin haber estudiado cuestiones inherentes a la conducta humana, habían logrado saber tanto. La sabiduría en su circuito más natural, siempre me emociona. Yo estudio mucho acerca de teorías y prácticas de la conducta humana, y de la mía propia en particular, antes de hablar, pero cuando me encuentro con personas que llegan a esos mismos saberes mediante recorridos espontáneos, diferentes y sin academicismos psicológicos, me emociono hondamente y me genera un respeto profundo por lo humano en su mejor versión”.

Como terapeuta ¿recomendas arte en pacientes o es algo que tiene que descubrir cada uno?

“Como terapeuta tengo el lujo de ver cómo muchas personas tienen escondido en algún cuadernito o en alguna mirada su placer por el arte y generalmente lo marco, claro. La realidad es que antes de cualquier otro entrenamiento o aprendizaje, movemos el cuerpo con la música, cantamos o nos sentimos atraídos por quien lo hace y si lo tenemos a mano tomamos un papel y jugamos con el color. Ahí nacemos; lo demás se cultiva, se disfruta en mayor o menor medida, pero si algo aprendí es que el arte está en la base de lo humano y que cada cual se haga cargo de su evolución tan apasionadamente como pueda.

“El que busca en un arte un camino de sanción, qué hace cuando logra estar mejor: ¿sigue? ¿Abandona? No sé, en general repetimos lo que nos resulta agradable. Si pudiste encontrar ese caudal de felicidad dentro tuyo difícilmente lo abandones aunque tengas el alta terapéutica o la vida pegue fuerte. Lo vas a atesorar seguramente”.

¿Qué artistas logran una carrera y por qué siempre escuchamos que la mejor producción artística es cuando están en un espíritu más deprimido?

“Lo del espíritu deprimido es una de las opciones que a todos nos toca transitar en algún momento de la vida, o en varios. No es requisito de otra cosa más que estar vivo, trascenderlo.

Por otro lado el mundo actual está lleno de verdaderos artistas que no pudieron sostener su carrera artística por el apremio de la factura de la luz o la lista del súper, están deprimidos y con la autoestima debilitada. El arte y los artistas son mucho más que haber logrado una carrera económicamente satisfactoria. Hacer del arte un medio de acceder a dinero es otra decisión, tan válida como la elección de cualquier trabajo.

El verdadero artista es el que asume su sensibilidad y la plasma en una creación. Final. Lo demás es parte del juego perverso de un mercado que necesita hacer difícil el avance de lo valioso”.

Por Fernanda Bireni