Tranquera Abierta | gasoil | combustible | Argentina

Aún con el gasoil más caro de la región, la escasez sigue presente

En los países vecinos el gasoil se ubica en un rango de entre 130 y 200 pesos argentinos el litro explicó el economista del Ieral, Juan Manuel Garzón

La escasez de gasoil continúa sin solucionarse en el país pese a que el mes pasado el jefe de Gabinete de ministros, Juan Manzur, había prometido que en 48 horas se iban a comenzar a notar las mejoras y a que la semana pasada el Gobierno habilitó finalmente un mayor corte de biodiésel para estirar la oferta del combustible que demandan fuertemente el transporte y el agro.

Hasta aquí, ninguna de las dos cosas mejoraron la situación que, por el contrario, se agravó en muchos puntos del país y llevó a transportistas nuevamente a reclamar en las rutas y en Buenos Aires.

Sin embargo, ni bien se dispuso el aumento del corte de biocombustibles las petroleras aplicaron un incremento en los surtidores bajo el argumento de que incorporar más biodiésel incrementaba sus costos y además remarcaron que había un atraso en el valor del combustible. Con la suma de ambas explicaciones anunciaron un alza del 12% en los surtidores que finalmente, en muchas localidades, como en el interior de Córdoba, superó ampliamente ese porcentaje y ubicó el litro de Diesel por arriba de los 200 pesos.

Con ese valor, cargar gasoil en Argentina pasó a ser, en pesos, más caro que en cualquier otro país de la región. Sin embargo, la oferta no mejoró.

Según explicó el economista jefe del Ieral de la Fundación Mediterránea, Juan Manuel Garzón, “en la región el gasoil se ubica en un rango de entre 130 y 200 pesos argentinos el litro. Si en Argentina no se consigue gasoil en ese rango de precios, el problema no es el contexto externo, ni Putin, ni el petróleo caro, hay que preguntarle al gobierno qué está pasando”.

Lo cierto es que el faltante de combustible está generando dificultades en muchas regiones del país. En Tucumán, los productores reclaman porque se paralizan los trabajos de cosecha de limón y la zafra azucarera. Pero en Córdoba también hay problemas porque aún queda buena parte del maíz por levantar y también parte del maní.

En este último caso, Luciano Gastaldi, responsable de Producción de Gastaldi Hermanos, explicó a Tranquera Abierta que debieron hacer una larga montaña de maní en lotes del sur provincial a la espera de poder recogerlo y llevarlo a una planta, cosa que no pudieron hacer por falta de combustible. “La situación es preocupante porque en principio se pensaba que podía explicarse la escasez por el bajo precio del combustible, pero finalmente hubo un incremento importante y vemos que de igual forma el gasoil no está, por lo cual la situación es más grave aún”, indió el agrónomo y representante de la empresa con base en General Deheza. “Hoy vemos que la falta de gasoil evidentemente tiene que ver con un tema de producción y de demora en la compra al exterior”, añadió.

En este sentido, el ministro de Agricultura y Ganadería de la Nación, Julián Domínguez, destacó que había tres buques próximos a llegar a la Argentina con gasoil y que en las próximas semanas la situación comenzaría a solucionarse.

Gastaldi explicó que mantener el maní en el lote, más allá de que tenga su cobertura natural que es la caja, implica un riesgo y es una práctica que no puede prolongarse en el tiempo porque queda expuesto a las condiciones climáticas y en definitiva a pérdidas de calidad. “El ideal es recogerlo, cargarlo y llevarlo a una planta de acopio donde se prelimpia, se acondiciona y se guarda en una celda techada. Ahí el producto se mantiene inalterable. En el lote, no. Es una medida de emergencia por esta dificultad pero que no se puede extender en el tiempo y más si hay condiciones climáticas severas”, explicó.

Y luego recordó que por falta de camiones la gente que realiza la trilla por ahí tiene que estar esperando 6 o 7 horas en el campo y eso genera mucho fastidio.