Tranquera Abierta | maquinaria | Exportaciones | Argentina

La maquinaria agrícola creció otro 20% y va a la conquista del mundo

Replicó el porcentaje de 2020 con un alza fuerte en ventas al exterior: 60%. Ahora va a la caza de nuevos mercados

No terminó de festejar los resultados del año pasado, en lo peor de la pandemia y con fuertes restricciones en el segundo trimestre, que la maquinaria agrícola vuelve a exhibir números positivos en el balance de 2021.

“Cerramos el año de manera positiva, con un crecimiento del 20% por segundo año consecutivo. Ese mismo incremento también se refleja en las plantillas de personal. Generamos 5.300 nuevos puestos de trabajo aproximadamente este año. Y aumentamos las exportaciones un 60% al pasar de 50 millones de dólares a US$ 80 millones”, sintetizó a Tranquera Abierta el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola, Eduardo Borri.

¿La mejora es homogénea?

Es bastante homogénea. Algunos habrán crecido un poco más y otros un poco menos pero en términos generales está bien. No vemos ningún sector que se esté quejando por no acompañar el crecimiento.

¿Observan algún limitante del crecimiento?

Uno de los temas que podrían limitar esa tendencia es la falta de mano de obra especializada, por ejemplo. Porque la que estaba disponible se fue ocupando y ahora hay que generar nuevos recursos humanos vía capacitación. También hay que lograr en ese punto políticas activas para tener más radicación de gente en el interior.

¿Cómo impacta la falta de divisas y algunas restricciones en el sector?

Es claramente una dificultad trasladada a nosotros y que nos obliga a estar en diálogo permanente para que ningún fabricante vea limitado su crecimiento por falta de insumos. También es cierto que el crecimiento hace que se necesiten más dólares. Por eso, del otro lado, tratamos de mostrar el incremento de exportaciones porque eso es lo que permite un circuito virtuoso.

¿Qué fundamentos tiene este crecimiento sostenido?

Son los mismos cuatro o cinco factores de siempre. Algunos ligados a buenos deberes que hizo el Gobierno en relación a los créditos a tasas razonables para financiar la actividad. Otra cuestión está relacionada a la administración inteligente del comercio para tratar de que aquello que producimos sea comprado acá y lo que no producimos tratar de traerlo sin demasiadas restricciones de afuera. Esa administración inteligente requiere de una logística que a veces no es fácil de administrar y ahí es donde tenemos nosotros, como cámara, presencia para ir acompañando. Además, el hecho de que el dólar se hubiera devaluado frente a commodities y a bienes durables, hizo que en los últimos meses la gente prefirió comprar bienes durables a tener dólares. Esto pasó en el mundo, no sólo en Argentina. Y acá lo que tenemos puntualmente es el cepo al dólar, por eso un productor o contratista estuvo comprando dólares con una máquina agrícola, pensando o con una expectativa de devaluación que llega o no, pero que favoreció.

¿Y en exportaciones?

Tenemos expectativas de llegar a 100 o 110 millones de dólares el año próximo. Estamos lejos de los 250 millones de 2012, pero lo importante es que se vaya incrementando paulatinamente. Se da un factor a nivel mundial de que las empresas están queriendo regionalizar las compras, hacer negocios con la región. Y por eso pensamos que podemos captar más mercados en la zona Mercosur; ahí deberíamos potenciar nuestros negocios.

¿Qué agenda tienen con el Gobierno?

Más allá de hacer sintonía fina con las limitaciones que podríamos llegar a tener de insumos, el gran tema de agenda es la definición de contenido nacional mínimo para decir que una máquina está fabricada en Argentina, que la publicamos como Ley de Maquinaria Agrícola. Esperamos que en 2022 esto salga porque no podemos tratar igual a los distintos. Hoy estamos teniendo financiamiento de banca oficial de productos importados igual que para los nacionales. De hecho en estos días van a salir créditos del BICE a 48 meses con tasa del 24% y no tenemos garantía de que sólo sea para el mercado nacional. Y no se trata de dejar sin crédito a los importados, sino que se trata de cuidar los escasos recursos y que eventualmente la asignación sea 90 a 10 aproximadamente.

¿Qué esperan para 2022?

Estamos pensando un escenario similar, con más crecimiento de exportaciones, un apalancamiento positivo de la Ley de Maquinaria Agrícola que debe aparecer porque la Argentina es muy buena en recursos naturales en términos absolutos, pero cuando lo ponemos en términos relativos, frente a la cantidad de habitantes, estamos en la posición 60. Por eso, si no industrializamos esos productos naturales no le podemos dar de comer a los 45 millones de argentinos.

¿Pueden seguir creciendo?

Claramente sí. Tenemos el mundo para conquistar aún con nuestras limitaciones. Y destacar que en esto no estamos solos, tenemos al Inta, tenemos a los productores. Por eso creo que hay un montón de oportunidades que tenemos que empezar a aprovechar.