Río Cuarto | Massa |

"Si no hacen lo que anunció Massa, vamos a estar cada vez un poco peor"

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Natalio Grinman, indicó que la inflación ya está impactando en las ventas. Manifestó que es imprescindible contener el gasto público y reducir el déficit fiscal y los subsidios

Natalio Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, opinó que los anuncios del ministro de Economía, Sergio Massa, van en la dirección correcta y advirtió que, si las medidas finalmente no se concretan, la situación se irá deteriorando todavía más.

Grinman estuvo ayer en Córdoba en el marco del seminario anual de la CAC, en el que se analizó, precisamente, la situación del comercio y el escenario político para los próximos meses.

- ¿Cómo están analizando la situación nacional en medio de las turbulencias económicas y del movimiento político que implicó la asunción de Sergio Massa en Economía?

- Es un momento complejo, las expectativas por momentos parecieran buenas y por otros momentos no. Complica más la situación política que lo económico, las diferencias casi salvajes que hemos visto en los últimos meses. La interna del mismo Gobierno hace que las señales no sean buenas y, por otro lado, tenemos una oposición con sus problemas internos muy graves, muy visibles. Y todo afecta las expectativas. La economía funciona por expectativas. Cuando la expectativa es buena, razonable, las cosas marchan medianamente bien. Cuando la expectativa no es buena, todo se frena.Además, estos recambios ministeriales que sucedieron desde finales de junio hasta ahora han significado movimientos raros que generaron incertidumbre y la incertidumbre es mucho peor que lo malo. Así que estamos expectantes. Si bien es cierto que la asunción del ministro Massa llegó con anuncios que son absolutamente razones, hasta ahora son medidas. Hay que darle unos días más para ver cómo se puede instrumentar estas decisiones que nosotros consideramos imprescindibles: contener el gasto público, reducir el déficit fiscal, incrementar las reservas del Banco Central, exportar lo más que se pueda.

- ¿Las medidas alcanzan para revertir expectativas o todavía hay que ver hasta dónde puede llegar Massa con sus intenciones?

- Depende mucho de las diferencias internas en la alianza de Gobierno. No es para nada desconocido que hay sectores que no quieren bajar los subsidios, achicar el gasto público ni reducir el déficit fiscal. Hay que ver qué se termina imponiendo. La realidad es que, si no hacen lo que anunció el ministro Massa, vamos a estar todos los días un poco peor porque no hay magia. No existe ni acá ni en el mundo ningún país que pueda funcionar con gasto público excesivo, con déficit fiscal permanente, sin reservas y sin generar divisas genuinas como son las exportaciones. Debemos ser el único país del mundo que limita sus exportaciones. Hoy podríamos estar exportando productos agrícolas, pero tenemos problemas y les ponemos freno. Por otro lado, podríamos estar exportando gas y estamos discutiendo si el gasoducto tiene que ser con un caño redondo o cuadrado. Y, en la importación de gas, se nos van los pocos recursos que tenemos en dólares. La mala política se impone a las decisiones correctas.

- ¿Hay peligro de que la inflación tan alta y la pérdida de poder adquisitivo impacten en la actividad?

- Ya han impactado en las ventas. La micro venía funcionando bien, es decir la venta de todos los días. El consumo se había recuperado y más o menos la rueda estaba dando vuelta. Ahora notamos, en el último mes y medio alguna, retracción de las ventas en algunos rubros que van del 3 al 6 por ciento. Y es lógico, porque la inflación afecta a todos, especialmente a los que tienen menos recursos. La inflación es el peor de los males. Y nos preguntamos por qué Argentina no puede ser un país normal como Uruguay, Chile, Paraguay, Bolivia, Brasil. Evidentemente lo que falla es la clase dirigencial.

- ¿En este contexto, hay posibilidades de recuperación de los ingresos de los trabajadores?

- La Cámara Argentina de Comercio siempre sostuvo que el dinero que el trabajador se pone en el bolsillo debe ser lo más alto posible. Porque además se vuelca al consumo inmediatamente. El problema es que además hay una realidad:los puestos de trabajo se mantienen. El sector comercio y servicios es el único sector que no perdió empleo, sino que además lo aumentó. Pero al empleador le resulta dificultoso aumentar los salarios cuando bajan las ventas.

- El Gobierno va a convocar a las empresas para un acuerdo de precios y salarios.

- Hay que ver cómo es el esquema. Si dicen congelamos precios y salarios, es una cosa. Si dicen congelamos precios, pero no congelamos salarios, es otra cosa. Hay que ver qué quieren hacer.

Marcos Jure. Redacción Puntal