Cada 10 de noviembre se celebra en la Argentina el día de la tradición, fecha que fue elegida en conmemoración del nacimiento del poeta argentino José Hernández. Ese día es el reconocimiento a la identidad argentina, a través de uno de los personajes más representativos del ser nacional, una fecha en la que revalorizamos esas costumbres que nos identifican socialmente. Heredadas de generación en generación estas tradiciones forman parte de nuestra historia colectiva y personal.

Quien no recuerda la primera vez que tomo un mate. Ese momento único en donde preparamos por primera vez el mate, calentamos el agua a la temperatura justa, colocamos la yerba y lo cebamos. Una ceremonia íntima y personal, que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Nos ayuda a apaliar las pesadumbres, nos acompaña en momentos de reflexión, sirve para distendernos en momentos que nos superan y nos relaja luego de una jornada intensa. Nos invita a la confesión con amigos y familiares y forma parte también de nuestro día a día. Esa infusión que desde chicos nuestros padres y familiares compartían rodeados de confianza disfrutando ese momento de afecto y compañerismo. El mate es una bebida que está presente en la historia de nuestro país desde el principio.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) publicó los resultados de diversas investigaciones que llevaron a cabo en donde se determinó que esta bebida tiene, entre otras características, propiedades quimiopreventivas y antitumorales en el cáncer de colon y mama. Además, no daña la mucosa gástrica, disminuye el tejido graso y la glucemia y fortalece la densidad mineral ósea. Estas investigaciones científicas avalan a este alimento, de consumo masivo, como un aliado en la buena salud.

Investigación

Cada vez son más los estudios científicos que evidencian que estamos ante un alimento funcional y de efecto protector en enfermedades metabólicas y degenerativas de la salud humana.

La investigación que llevó adelante el Instituto Nacional de la Yerba Mate, está enfocada en primer lugar, en el impacto que genera el consumo de mate en los circuitos cerebrales que cumplen un papel esencial en la regulación del balance energético y la glucemia; en este sentido, el hipotálamo cumple un rol protagónico, agrega el INYM en su informe. Según se detalla en los resultados preliminares de esta investigación, la ingesta de yerba mate aumenta la tolerancia a la glucosa y disminuye la glucemia basal en modelos animales de laboratorio. Por otro lado, a lo largo de estas investigaciones también se pudo observar que los beneficios son muchos más de los que parecen. Esta infusión tiene compuestos bioactivos poderosos para la prevención de varias enfermedades.

Propiedades y beneficios de la yerba mate

El mate es una bebida que contiene cafeína en cantidades elevadas, al igual que antioxidantes, potasio, aminoácidos y vitaminas. El estudio arrojó que, entre las propiedades biológicas de la yerba mate y sus infusiones se destaca: su actividad antioxidante, los efectos anticarcinogénicos, antidiabéticos, antiobesidad, hipocolesterolémicos, antihipertensivos, cardioprotectores, antiinflamatorios, antibacterianos, antifúngicos, antivirales y antiparasitarios, además de poseer propiedades protectoras contra la osteoporosis y enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, efectos estimulantes del sistema nervioso central y propiedades diuréticas y coleréticas. Según indica el informe realizado por el INYM, sus principales beneficios son:

- Propiedades quimiopreventivas y antitumorales. La yerba mate tiene propiedades quimiopreventivas y antitumorales en el cáncer de colon y mama. Es lo que reflejan los resultados preliminares de uno de los estudios publicado por el INYM. La investigación se basó en la inducción química de la enfermedad en ratones, y la administración de una infusión preparada con yerba mate desde que el animal estaba sano hasta la etapa de formación de tumores. En los 9 meses de seguimiento se observó que aquellos que consumieron la infusión de yerba mate, presentaron una menor cantidad de tumores.

- Ayuda en la salud cardiovascular. Por su cantidad de antioxidantes el mate ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares evitando que el colesterol y la grasa se acumulen en las arterias, previniendo incluso la arteroesclerosis. También tiene un efecto hipotensor y vasodilatador que resulta beneficioso para aquellas personas con problemas de presión alta.

- Fortalece la densidad mineral ósea. La incorporación del producto yerba mate a la dieta contribuye a fortalecer la densidad mineral ósea. Su consumo incrementa la cantidad de hueso trabecular y por consiguiente la densidad mineral ósea, en particular cuando la dieta de calcio es insuficiente.

- Ayuda a controlar el colesterol y triglicéridos. El consumo diario de mate colabora con el descenso de colesterol total y triglicéridos, como en el control del peso corporal.

- Ayuda a retardar el envejecimiento. Por su elevada cantidad de antioxidantes, el consumo regular del mate o infusiones a base de él, ayuda a prevenir la oxidación y el desgaste de las células.

- Brinda resistencia física. Al tomar mate colaboramos con la aceleración del metabolismo, de esa forma el cuerpo consume de manera más rápida los carbohidratos. Por tanto, el aumento de energía se debe a la quema de las calorías que se han consumido con los alimentos.

- Reduce la incidencia de Parkinson. El reporte del INYM indica que, en quienes durante su vida han sido grandes consumidores de yerba mate de manera tradicional (mate con bombilla), la enfermedad de Parkinson tiene una incidencia menor respecto de aquellos que no toman mate o lo consumen en bajas cantidades.

Por todas estas razones y más, elegir tomar mate tiene beneficios únicos y un efecto positivo en la salud emocional. No sólo su aporte de energía resulta un antidepresivo natural, sino que, al ser una bebida que se comparte con amigos y seres queridos, fomenta momentos de bienestar siendo el mate, una bebida tan saludable como deliciosa.

Por Julieta Varroni