Rostros y Rastros naturaleza | rutina | Ser

Reinventarse: la humanidad cuenta con millones de ejemplos que podemos apreciar

Muchas veces nos encontramos en situaciones que nos obligan, o nos invitan, a cambiar y adaptarnos, a reinventarnos. Mantener el espíritu creativo que perdimos desde que empezamos a crecer, parece ser una clave para mantener la capacidad de ser flexibles en contextos diversos.

Miremos nuestra vida hoy y comparémosla con la de hace años atrás. La naturaleza del hombre es un cambio constante, nuestra biología se modifica continuamente, el mundo en el que vivimos se transforma constantemente. Surge la pregunta más natural, ¿por qué nos aferramos a ser y hacer lo mismo cada día? Nuestra esencia nos impulsa a ir más allá de lo que somos. Debemos seguir nuestra naturaleza más básica e intuitiva para poder crear.

Este año que paso fue complejo y difícil para algunos, pero para otros fue un descubrimiento total, ya que pudieron evolucionar, cambiar y crecer, redescubrirse y conocerse a sí mismos. Muchos profesionales o independientes lograron encontrar otro camino laboral, ya que aquello a lo que se dedicaban quedo imposibilitado de hacerse. Lograron encontrar fortaleza en la pérdida, organizaron sus ideas, sus objetivos y sus energías, y con su propia luz elevaron su creatividad generando nuevas oportunidades.

Esa creatividad que muchas veces es relegada ya que no se considera tan importante como los conocimientos lógicos matemáticos, ha sido el factor clave para adaptarnos al contexto social actual. Dejemos fluir nuestra naturaleza cambiante y usemos esa energía para reconfigurarnos. Necesitamos enfocarnos, explorar nuestro ser y recuperar la energía creativa de nuestra niñez, allí donde todo era posible, no había limites a nuestra imaginación, sin racionalizar, donde una escoba era un noble corcel, una cuchara la mejor espada y un papel de diario, un barco para surcar los océanos. Necesitamos recuperar esa mirada y los sueños que teníamos. DEBEMOS PREGUNTARNOS EN QUE MOMENTO NUESTRA MENTE QUE CONSIDERAMOS ADULTA SE VOLVIO UNA CARCEL PARA NUESTRA CREATIVIDAD. Al lograr volver a conectar con nuestros ser creativos podremos encontrar soluciones únicas para la realidad que enfrentamos en el día a día. Para ello debemos salir de la rutina , de nuestro sistema repetitivo, de los hábitos que nos arbitraria y limitan. Pensamos que la rutina nos ofrece seguridad, pero es todo lo contrario. La rutina se vuelve una zona de confort que no nos permite avanzar. Ya que nos impide estar preparados para los cambios que suceden y que sucederán inevitablemente. Ésta es una de las recomendaciones más divertidas que hemos propuesto, por una tarde o por unas horas, o el tiempo que tengas disponible, VOLVE A SER UN NIÑO, busca un dibujo animado de tu época o una serie que te gustaba, saborea alguna golosina que te traiga esa infancia a tu mente, o cocina algo de lo que cocinaban la abuela o nuestra madre, todo es válido. Y en ese momento intenta conectar con el niño que fuiste y redescubrí que sentías, eran sus ideas, qué lo motivaba, qué le daba alegría, para así poder encender la llama de nuestra creatividad. La pureza y la libertad de la mente de un niño, es más poderosa que la mente estructurada de un adulto.

La creatividad es una herramienta con la que siempre hemos contado, vive en nosotros, y podemos utilizarla para afrontar los cambios que nos depara la vida. ¿Intentado reinventarte? ¿Qué importancia le das a la creatividad en tu vida? La creatividad es una de las Herramientas con la que contamos para reinventarnos sumada a la voluntad de querer cambiar, de tener nuevos comportamientos, ser optimistas, y lo que siempre recalcamos: el control de nuestra vida nos pertenece, si ponemos el control de nuestra vida fuera de nosotros vamos a tener más dificultades para reinventarnos y salir de las situaciones complicadas.

Los procesos dolorosos que vivimos deben ser fuente de un aprendizaje, que nos permiten conocer aspectos de nuestra personalidad que estaban ocultos o desconocíamos, y que nos mostramos que somos más fuertes de lo que pensábamos. Cuando vivimos una crisis es un momento ideal para reinventarnos, cambiar nuestro mundo, nuestras expectativas y nuestras propias leyes. Conocernos y volvernos más fuertes y adaptables son los objetivos que muestran que una crisis nos ha servido de algo, esa REINVENCION de uno mismo transforma nuestro mundo y entorno.

“Creer en uno mismo es una apuesta que debemos realizar y en la que nunca perderemos, y además… no cuesta nada”, MJB

Por JAVIER BORRA Y SANDRA NIETO