Regionales | pandemia | Malena | Bulnes

Albergues estudiantiles: entre la necesidad de los alumnos y las restricciones que impone la pandemia

Colegios secundarios de Malena, Alpa Corral y Bulnes apuran las tareas para abrir estos espacios y permitir a chicos que viven en zona rural o alejados de las instituciones volver a las aulas. El Ipet 255 de La Carlota este lunes recibirá a los primeros residentes en "burbujas".

Mientras algunos estudiantes ya volvieron a las aulas y comienzan a desandar la nueva “normalidad”, para algunos chicos el seguir estudiando depende de contar con un lugar donde albergarse o permanecer durante la semana.

Debido a las restricciones que impone la pandemia, los alojamientos escolares que tienen varios colegios técnicos y agropecuarios de la región no han abierto sus puertas a la espera de un protocolo para su funcionamiento.

Esta situación condiciona a muchos jóvenes que no pueden viajar a diario para concurrir a clases. Sea por las distancias a recorrer, falta de transporte o de recursos para costearlos.

Consultadas varias de las escuelas que poseen albergues dijeron que están trabajando junto con la Provincia en protocolos que permitan contener a los chicos durante la semana. Se espera que en los próximos días varios de estos espacios puedan estar en funcionamiento.

Una de las alternativas que analizan los directivos es que los chicos, así como en clases están divididos por burbujas, también así se organicen en los alojamientos y hasta en el comedor.

Todo ello obliga a una logística con el personal educativo, ya sea de aula como de cocina o atención de los niños. “No es fácil, son demasiados aspectos que tenemos que tener en cuenta”, admiten los directivos de los colegios.  Al tiempo que sostienen que los albergues volverán a abrir.

Y admiten que contener a los chicos en los albergues y evitar el viaje diario hasta sería más conveniente a la hora de tratar de evitar cualquier contagio.

Destacado

En Malena, Bulnes, Alpa Corral, Las Albahacas, Jovita, La Carlota funcionan desde hace años albergues estudiantiles en colegios secundarios. A estos lugares concurren chicos que varias localidades de todo el sur provincial y, en particular, chicos cuyos padres viven en una amplia zona rural, y contar con un lugar donde permanecer durante el tiempo de clases resulta ser una solución.

Los obstáculos a sortear

En Malena, el Ipea Nº 1 “Ingeniero Luciano Almirón” posee un albergue al que asisten alrededor de 50 alumnos.

Concurren allí chicos de localidades como Vicuña Mackenna, Coronel Moldes, Adelia María y hasta Río Cuarto.

Algunos de los estudiantes de estas poblaciones no han vuelto aún a la presencialidad, justamente por no estar el albergue habilitado. “Viven lejos, no tienen transporte que les combine y se les dificulta llegar”, admitió un docente consultado.

La preocupación es que, de continuar esta situación, algunos alumnos terminen por abandonar sus estudios. “Hay chicos que además tienen acá un lugar de contención”.

Más allá de la posibilidad de tomar clases virtuales, hay jóvenes que requieren de la contención de sus profesores y hasta de sus compañeros.

Jorgelina Soardo, jefa comunal de Malena, informó que el albergue está cerrado "por temor a los contagios. Nosotros tenemos instalaciones que fueron adecuadas en su momento para que los chicos puedan estar en este lugar. El albergue posee cuchetas, como las del Ejército, y así es mucho más difícil conservar los distanciamientos tanto para dormir, o a la hora de un almuerzo, realmente es imposible".

Por estos días, en las institución se trabaja en un protocolo de modo tal de buscar la apertura del albergue.

Martín Toselli, intendente de Bulnes, manifestó que si bien el Ipea N° 244 trabaja en forma normal, el albergue está cerrado.

"Nos llegó el protocolo y lo estamos evaluando para ver la manera de poder adecuarlo a las instalaciones que tenemos", expuso el intendente,

En Las Albahacas, a las autoridades de la comuna se les solicitó la apertura del albergue con presencias reducidas. Solamente contemplar los casos de extrema necesidad, de esos alumnos cuyos padres no los pueden llevar desde el campo a la escuela o que no acceden a una línea de ómnibus.

Miriam Agüero, la jefa comunal, manifestó que se está a la espera de la autorización del Ministerio de Educación.

“Son unos trece chicos, pero no se los va albergar a todos. Hay chicos que están muy adentro de los campos. Los padres tienen que dejar su trabajo muy temprano y volver al mediodía para retirarlos. Eso para ellos es una gran dificultad. El Ministerio tiene la última palabra. Ya nos habíamos preparado en todo, pero calculamos que en cualquier momento llega la autorización para albergar un número muy reducido”, agregó.

Ajustan el protocolo

Al Instituto “Néstora Zarazaga” de Alpa Corral concurren chicos de una amplia zona rural. Fueron las mamás de La Invernada y Río Seco quienes advirtieron de las dificultades que implica para muchas familias el hecho de seguir mandando a sus chicos a la escuela si no acceden al albergue. Fue en medio del reclamo por el transporte que surgió también la necesidad del alojamiento.

“Hay familias que viven muy adentro de los campos, no tienen cómo movilizarse y tampoco cuentan con conectividad. Entonces, si tampoco está el servicio de albergue, esos chicos van a terminar dejando la escuela”, se lamentó una mamá.

En esta institución ya se está trabajando, pensando en abrir el albergue este lunes o bien el 15 de marzo, dependiendo ello de ajustar todas las normativas de bioseguridad, y además contar con el personal suficiente para atención en comedor.

Asimismo, se deben armar las burbujas contemplando que los mismos estudiantes que comparten el aula también ocupen el mismo espacio del albergue y comedor. Todo ello para evitar contactos con otros grupos.

“La disposición del Ministerio es abrir todos los albergues. El tema es que debemos organizar todo lo que es pedido de comidas o insumos que habían sido suspendidos, porque en principio no se sabía qué iba a ocurrir. Y retomar todo ello implica tiempo”, aseguraron las autoridades.

Consultada la inspectora de nivel secundario orientado Elena Rosato, que tiene bajo su jurisdicción a los albergues de Alpa Corral y Las Albahacas, confirmó a Puntal que en la semana que finalizó se trabajó intensamente para ajustar todos los detalles y abrir los albergues.

“Estamos coordinando todo, y lo que necesitamos más que nada es la alimentación. Es en lo que hay que ajustar; las condiciones edilicias nos permiten abrir los albergues. Ya se habló con las familias para buscar aquellas que vivan en la misma zona trasladen a los chicos juntos, y otras cuestiones de logística. También se tiene en cuenta en función de si tienen otros hermanitos. Es decir, estamos con todos estos detalles”, precisó la inspectora.

“Si no es esta semana será la otra, pero los albergues abren”, aseguró Rosatto.

Primera prueba para el Ipet 255

El Ipet 255 de La Carlota ya tiene su protocolo aprobado y para este lunes se tiene previsto el ingreso de los chicos a la residencia de primero, tercero y séptimo año.

El director Jorge Fiezzi explicó que se trabajará con sistemas de burbujas, y los mismos alumnos que comparten aulas también estarán en el mismo espacio de alojamiento y tareas en los talleres.

La residencia estudiantil en esta institución tiene forma de “H”, y se utilizarán tres alas para el alojamiento, con lo cual se respetará el distanciamiento social.

A su vez, en el comedor, las mesas contarán con mamparas fabricadas en el mismo taller del colegio, dividiendo espacios para cada uno de los alumnos.

Fiezzi explicó además que en la semana de concurrencia de los chicos de la zona que se alojarán en residencia, no concurrirán los estudiantes de La Carlota, quienes tomarán clases vía virtual.

Nivel primario

Carlos Jaime, director de la escuela José Hernández de Villa El Chacay, manifestó que este establecimiento está en plena actividad.

"Nosotros albergamos a niños de nivel primario", indicó el docente, quien a su vez explicó las medidas que debieron tomar.

"Aplicamos la normativa que nos dictó el Ministerio de Educación. Actualmente, tenemos en el albergue a alumnos que provienen de la zona de Rodeo Viejo, región eminentemente rural.

"Hemos cumplido con todas las sugerencias, armamos las burbujas y en estos momentos la escuela no pueden brindar la jornada completa. Sólo se dan cuatro horas de clases para los chicos itinerantes, que son los que vienen a la escuela durante el día, pero para los albergados corre la jornada desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde".