Tranquera Abierta | Precios | importaciones | cerdos

Cerdos: la exportación de febrero fue cero

Terminó de caerse el volumen de embarques, luego de siete meses de retroceso. En paralelo suben importaciones y en las granjas los cerdos se quedan más tiempo por falta de mercado

La cadena del cerdo que vivía hasta mediados del año pasado una situación promisoria con números que mejoraban y ampliaban horizontes, ingresó lentamente en una pendiente que no se detiene.

Al igual que otros sectores que tienen a los granos como materia prima, con la suba de los precios internacionales de las commodities la ecuación empezó a deteriorarse a medida que los pronósticos de sequía en Sudamérica iban recortando estimaciones productivas y alentaban la escalada en las pizarras de los mercados internacionales. Y eso se terminó de acentuar con la irrupción de la invasión rusa a Ucrania, que le sumó velocidad al alza.

Pero en paralelo, la lenta evolución del tipo de cambio oficial en el país generó que la producción de cerdo argentina se vaya haciendo cada vez más cara para el mundo y de esa manera la dificultad para colocar la producción fue en ascenso. La contracara fue que ingresar cortes de cerdo al país fue más fácil y entonces mientras caía la exportación, fue aumentando la importación.

El mes pasado se dio un punto de inflexión porque las exportaciones fueron nulas. Llegaron a cero, cuando el promedio mensual del año pasado alcanzó las 3.500 toneladas. Si a ese 2021 se lo divide en dos, la primera parte tuvo un promedio de embarques de 4.350 toneladas y la segunda, de apenas 586 toneladas mensuales. Este año, en tanto, comenzó con envíos por 213 toneladas en enero y el mes pasado sin ventas al exterior.

Del otro lado del mostrador, las importaciones de enero crecieron 56% (llegaron a 3.934 toneladas) con respecto al mismo mes de 2021. Mientras que en febrero, aumentaron 105% (3.985 toneladas) en la comparación interanual y 149% contra el segundo mes de 2020. Como referencia, el promedio mensual de importaciones de 2020 fue de 1.597 toneladas y en 2021, de 3.270.

El consultor y experto en la cadena porcina, Juan Luis Uccelli, explicó que “lo que está ocurriendo en el sector es algo que se venía viendo desde el segundo semestre del año pasado y que se agravó ahora. Hay un aumento de las importaciones y una disminución de las exportaciones, relacionado con un tema de tipo de cambio en un primer momento, complicado luego entre octubre y diciembre de 2021 con un excedente que tiene Brasil y que está colocando en los países limítrofes como Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia, Chile y Venezuela, trasladando sus problemas internos a los de otros países con precios extremadamente bajos”, indicó a TranqueraAbierta.

¿Y el productor?

Bueno, en ese contexto, se suma que el cerdo en pie en Argentina está prácticamente al mismo precio que los últimos dos meses y medio mientras que los costos de producción subieron de una forma grosera por la situación mundial conocida de la guerra. Eso complica mucho a los productores.

¿La importación beneficia a los consumidores con mejores precios?

No, lo que hace la importación no es bajar los precios al consumidor, al contrario, subieron. Lo que bajó, o se mantuvo en el mejor de los casos, es el precio que se le paga al productor, pero ya estamos viendo una situación complicada adicional como es un aumento del precio de faena y eso es porque se están reteniendo animales en las granjas porque no se los compran. Entonces la pregunta es para qué estamos importando algo que no le sirve al consumidor y afecta al productor, que ya acumula problemas por los costos de producción por la suba de maíz, soja y combustibles.

¿Qué queda por hacer?

Al estar dentro del Mercosur no podemos tomar ningún tipo de medida con Brasil. En el tipo de cambio creemos que no es real el de 100 pesos ni tampoco el de 200. Es posible que después del acuerdo con el FMI haya un ajuste en esos valores y el dólar se pueda mover a niveles más reales y que va a servir para el comercio internacional. Volveremos a ser competitivos en ese punto, más allá de que nuestros costos van a aumentar también porque los granos están dolarizados, pero vamos a ser competitivos nuevamente. Hoy estamos fuera del sistema.