Río Cuarto | Rins | reclamos | Online

Por semana, hay veinte reclamos por problemas con compras online

Desde la Defensoría del Pueblo dan cuenta de los peligros de dar información personal en las redes y los problemas que se pueden generar a la hora de hacer un encargue a vendedores de otras provincias o países. Recomendaciones de Defensa del Consumidor

Con motivo de la gran cantidad de denuncias por fraudes bancarios ante compras online, desde la Defensa del Consumidor de la provincia han lanzado una serie de medidas y recomendaciones a los usuarios para resguardar sus fondos. Del mismo modo, solicitaron a los bancos que tuvieran más recaudos con las cuentas.

En este marco, Puntal se comunicó con el defensor del Pueblo de Río Cuarto, Ismael Rins, que también alertó sobre un gran aumento de los reclamos por problemas con compras de manera virtual.

“Tenemos situaciones que son muy diferentes, en lo que es puntualmente del consumidor, es un tema complejo que estamos atendiendo desde la Defensoría, nos preocupa y nos llegan muchas consultas, algunas las derivamos a la Defensoría de Consumidor de la Provincia, que es el órgano de aplicación”, explicó Ismael Rins.

Hay que tener en cuenta que con el confinamiento por la pandemia del Covid-19, las compras online se incrementaron notablemente. Para hacerlo, en muchos casos, se debe compartir información de las tarjetas de crédito que pueden derivar en estafas, pero también ocurre que el producto que se adquiere no llega nunca o, si lo hace, es en mal estado o con un producto equivocado.

“No facilitar a terceros la tarjeta de débito o crédito, su numeración, código de seguridad y/o pin; No compartir ni divulgar el usuario, la clave, clave token y contraseñas, a través de ningún medio; No brindar los datos personales o bancarios; No efectuar transferencias bancarias de dinero a cuentas de terceros que ofrezcan un préstamo, premio o beneficio”, son algunas de las recomendaciones que brindan desde la Provincia para las compras online.

Del mismo modo, sostienen que, en caso de tener que actualizar los datos bancarios, se debe “verificar que la dirección web de la entidad sea la correcta (escribiéndola en el navegador web) Debe comenzar con «https:», e indicar que es un sitio seguro mediante el símbolo de un “candado”. Evitar acceder a ella a través de buscadores”.

Sobre estas líneas también se enfoca Rins, quien indicó: “Estamos recibiendo un promedio de 20 reclamos semanales por este tipo de acciones, con compras online, situaciones de las más variadas”, aseguró.

“Tenemos situaciones que son muy diferentes, en lo que es puntualmente del consumidor, es un tema complejo que estamos atendiendo desde la Defensoría, nos preocupa y nos llegan muchas consultas, algunas las derivamos a la Defensoría de Consumidor de la Provincia, que es el órgano de aplicación, pero también nos llegan cuestiones vinculadas a compras, pero que más tienen que ver con la estafa que luego se produce”, aseguró el defensor.

Rins sostuvo que hacer estas compras virtuales no brinda ningún tipo de seguridad de a quién se le está brindado la información de las tarjetas.

En este sentido, tanto Rins como desde la Defensoría de Córdoba solicitaron a los usuarios que controlen los perfiles de quienes venden en las redes sociales. “Los perfiles verdaderos o cuentas confiables tienen junto a su nombre un ícono de verificación (tilde azul)”, indican, y luego agregan:“Los perfiles falsos, generalmente, son recientes, tienen pocos seguidores y suelen contactar a través de mensajes directos a seguidores de cuentas oficiales indicando que son cuentas de ayuda para clientes”.

Muchos reclamos

Rins señala que los reclamos más comunes están vinculados a las demoras en las entregas o una falta de la entrega del producto. “Del mismo modo, tenemos muchos casos referidos a la mala calidad de los productos o el incumplimiento de las garantías, hay de todo”, comentó el ombudsman, quien señaló que desde el ente municipal se busca generar una incidencia institucional para que se resuelvan los casos.

Aclaró que otro de los inconvenientes generados por todas las transacciones virtuales es el del trato que se genera con alguien sin tener contacto cara a cara. “La posventa también es online, por lo que es difícil obtener buenas respuestas ante cualquier inconveniente”, alerta Rins, que explica que “mientras más consumo hay, más se vulnera a los consumidores”.

Además, comentan que se deben tener en cuenta las referencias del vendedor y no enviar información adicional a la que se pide. “Lo más importante es tener en cuenta si el comprador realmente necesita hacer la compra, segundo, tratar de consumir productos de la misma ciudad, que pueden ser un poco más caros, a veces se consiguen de manera online productos más económicos, pero al ser de aquí son más seguros”, explicó el defensor del pueblo.

Finalmente, Rins sostuvo que hacer estas compras virtuales no brinda ningún tipo de seguridad de a quién se le está brindado la información de las tarjetas, por lo que así se han originado numerosas estafas.

“No hay que instalar aplicaciones cuando son solicitadas para las compras y hay que tener cuidado con las ventanas emergentes de los sitios en los que se brindan estos datos, porque son muy peligrosas, hay que tener el antivirus actualizado, algo que en muchas oportunidades no se tiene en cuenta, pero que puede ayudar a evitar complicaciones”, concluyó el defensor.

También cuidarse en presenciales

“Controlar los movimientos de la cuenta bancaria con frecuencia para detectar posibles anomalías”, y “al detectar consumos no realizados, deben ser impugnados ante la entidad bancaria y la administradora del plástico, por escrito y dentro de los 30 días de la recepción del resumen”, son otras de las recomendaciones brindadas por la Defensoría del Consumidor de la Provincia ante esta problemática.

En tanto, también plantearon consideraciones a tener en cuenta cuando la compra se hace de manera presencial. “Al momento de pagar no perder de vista el plástico ni entregarlo a un tercero, porque es allí donde se obtienen los datos de las tarjetas o copias de las mismas para cometer fraudes”, indicaron y luego agregaron desde el órgano de la Provincia:“Antes de firmar el cupón, controlar el monto de la compra y la modalidad de pago”.

Responsabilizan a empresa que vende vía web por faltar en las entregas

La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de 7° Nominación de la ciudad de Córdoba confirmó una sentencia de primera instancia que había condenado a una empresa que vende electrodomésticos a pagar una indemnización por daño material, moral y punitivo a un cliente que no recibió los productos adquiridos a través de la página web de la firma, con una tarjeta de crédito. En su demanda, el damnificado explicó que adquirió un aire acondicionado y un lavarropas a través del sitio web de la empresa, que pagó con tarjeta de crédito en doce cuotas sin interés y que el costo abonado incluía los gastos de envío. Sin embargo, los productos nunca llegaron a su domicilio.

En la apelación, la firma cuestionó que el juzgado de primera instancia no haya convocado al correo privado encargado de distribución de la mercadería ya que “sería el único y exclusivo responsable ante la posibilidad de la no entrega de los productos por alguna deficiencia en el cumplimiento de tal obligación”. También alegó que “cumplió con las obligaciones a su cargo derivadas del contrato que lo uniera con su cliente, es decir, hizo entrega al correo privado de los productos y este afirmó haberlos entregado”.

Sin embargo, la Cámara de Apelaciones señaló que “el intento de eximirse de responsabilidad atribuyéndosela al servicio de correspondencia que la propia demandada utiliza como parte de su circuito económico, se evidencia como un intento de entorpecer el reclamo del consumidor”.

El fallo

El tribunal -integrado por los camaristas Rubén Atilio Remigio, María Rosa Molina de Caminal y Jorge Miguel Flores- también consideró que la firma pretendió “tabicar su responsabilidad en forma antijurídica”. “El estándar social deseable impone que las empresas actúen sin dilaciones poniendo a disposición del consumidor las opciones que las normas protectorias establecen a su favor. En caso de entender las proveedoras que el autor material del daño es otra empresa integrante de la cadena de comercialización, deben responder igualmente ante el consumidor y posteriormente hacerse los regresos pertinentes entre ellas”, puntualizaron.

En la sentencia se argumentó que la solidaridad legal del sistema protectorio procura evitar que las proveedoras que integran un circuito económico en beneficio común pretendan deslindar sus responsabilidades, obstaculizando los reclamos de los consumidores. Y se agregó que la empresa demandada “se ha alejado a grandes distancias de un estándar deseable y tolerable en una sociedad de consumo”.

En este sentido, los camaristas recordaron que la firma desoyó los reclamos directos del consumidor y lo forzó a acudir a la Dirección de Defensa de los Consumidores de la Provincia de Córdoba para lograr soluciones. Una vez en esa instancia, la demandada continuó con su trato indiferente y asistió a las audiencias “para desconocer ilegítimamente su responsabilidad e intentar confundir la atención del consumidor, pretendiendo desviar su petición”.

“Desconocer el derecho del consumidor, obligarlo a buscar la intervención de terceros, y posteriormente a acudir a instancias judiciales, presuponen sin dudas un ostensible trato indigno pasible de sanción punitiva”, concluyó el tribunal.