Rostros y Rastros Salud Mental | Día Mundial de la Salud Mental | pandemia

Salud mental, uno de los desafíos que desató la pandemia

Actualmente 1 de cada 5 personas sufren ansiedad o depresión. Estos trastornos son más frecuentes de lo que pensamos y han aumentado desde la pandemia. Ayer, en el Día Mundial por la Salud Mental, visibilizamos esta problemática que tanto nos ha afectado en este último año

1 de cada 5 personas sufren ansiedad o depresión. Estos trastornos son más frecuentes de lo que pensamos y según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se vieron acentuados por la pandemia, a tal punto que hoy afectan a más de 284 millones de personas en el mundo.

En diálogo con este medio, la Psicóloga Micaela Maldonado (M.P 12261), indicó “las personas que los padecen ven alterada su calidad de vida porque perturban su vida laboral, familiar y la relación con sus amigos. La mayoría de las veces, quienes viven situaciones de angustia o crisis de ansiedad sienten vergüenza, temor y lo ocultan”.

Hoy 10 de octubre se conmemora el “Día Mundial por la Salud Mental” con el objetivo de concientizar y promover su importancia para el bienestar integral de toda la población. Esta fecha fue proclamada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Federación Mundial para la Salud Mental en 1995 con el propósito de tomar conciencia acerca de los problemas de salud mental, y erradicar los mitos y estigmas en torno a este.

Salud mental en Argentina

En Argentina, la ley Nacional nº26.657 la reconoce como un proceso multifactorial, que está determinado por componentes históricos, socio-económicos, culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejoramiento se relaciona directamente con el acceso y garantía de derechos humanos y sociales de todas las personas. “Cuando se hace referencia a una buena salud mental, hablamos de un estado de bienestar en el que la persona hace uso de sus capacidades y puede hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”, declaró la especialista.

Con respecto a la salud mental en América los datos son alarmantes: más del 75% de las personas con afecciones de salud mental no reciben tratamiento alguno, la discriminación y la falta de financiación siguen siendo una constante (menos del 2% del presupuesto sanitario) como así también la precarización laboral, se observa un crecimiento de las tasas de suicidios y consumos problemáticos.

“Es muy necesario avanzar hacia una perspectiva territorial de la salud integral, promoviendo espacios en donde las personas construyan estrategias y soluciones de los problemas de la vida cotidiana siendo las profesionales herramientas para ese fin. La preocupación y ocupación por la salud de las personas debe tornarse pública, en el sentido de que todas y todos los actores de la sociedad asumamos un rol activo para garantizar su real acceso y mantenimiento”, declaró la profesional.

Desafíos en este contexto social

La importancia de la salud mental ha tomado mayor protagonismo en la última década, y ahora, transitando una pandemia podemos asegurar que sin salud mental no hay salud posible. “En este contexto de emergencia sanitaria, social y económica mundial se observan nuevas condiciones de salud mental, existe un gran número de personas que relatan estar transitando mayores malestares en torno a la misma”, manifestó la Dr. Maldonado.

La pandemia del COVID-19 ha cambiado la manera en que vivíamos, y con ese cambio ha traído incertidumbre, rutinas diarias alteradas, presiones económicas, y aislamiento social que hizo que todo sea aún más complejo.

Según indicó la Organización Mundial de la salud, se registró en este último año una mayor presencia de patologías, asociadas a: los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación y los mandatos de género, a la exclusión social, separación de lazos familiares cercanos, trastornos del sueño, irrupción de enfermedades psicosomáticas, modos de vida poco saludables, a los riesgos de violencia, al deterioro de la salud física y a las violaciones de los derechos humanos.

Desde el año pasado, la OMS pide que se aumente la inversión en Salud Mental y en Apoyo PsicoSocial (SMAPS), y que sea un componente central dentro de los planes de respuesta y recuperación de los sistemas de salud, no sólo al tratamiento de patologías sino también desde la promoción y prevención para una salud integral de las personas.

Campaña Global

Una reconocida marca de cosméticos y productos de belleza internacional, ha impulsado nuevos programas que acercan recursos y consejos a quienes padecen estas problemáticas.

Para generar una cultura que ofrezca apoyo a personas que transitan ansiedad o depresión, dicha empresa se compromete a invertir dinero a nivel global durante los próximos cinco años en organizaciones de salud mental que compartan el objetivo de marcar una diferencia real en este tema. Al respecto la profesional manifestó, “dado que seguiremos padeciendo por un largo tiempo más los efectos de la pandemia, son muy importantes este tipo de iniciativas que ayudan y ofrecen apoyo a aquellas personas que estén transitando ansiedad, depresión, u otras patologías asociadas”.

Para la Psicóloga Micaela Maldonado, “la pandemia de Covid-19 planteó serios desafíos para la estabilidad de la salud mental de personas de todas las edades. Es importante detectar los síntomas de la ansiedad y la depresión, para acompañar a los pacientes a lo largo de todo el proceso”, indicó.

“La salud integral y el bienestar son esenciales para nuestra capacidad individual y colectiva de pensar, manifestarnos, interactuar con los demás, ganar el sustento y disfrutar de la vida. Es por esto que la promoción, la protección y el restablecimiento de la salud mental deben ser preocupaciones inmediatas y vitales de las personas, las comunidades, las sociedades y los gobiernos de todo el mundo con acciones concretas que ayuden a garantizarla. Que este día no solo sea de conmemoración, sino también una oportunidad para comenzar a revertir la situación actual”, concluyó.

Por Julieta Varroni