Rostros y Rastros Senaf | Gabriel Lerner | adopción

En el país hay 2200 niños que esperan por una familia adoptiva; la mayoría de ellos supera los 5 años

Llevan adelante una campaña nacional que apunta a derribar mitos sobre el proceso adoptivo, buscan asegurar una familia para niños de 6, 7 o más años de edad, algunos con hermanos y otros con discapacidad

La campaña está siendo desarrollada conjuntamente entre SENAF (Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia) y el Ministerio de Justicia de la Nación, y tiene como fin contribuir con el acceso, de niños, niñas y adolescentes, a familias a través de la adopción. El foco está puesto en niños que esperan por el derecho de ser criados, cuidados y educados en familia.

El Dr. Gabriel Lerner, titular de SENAF respondió las consultas de Rostros y Rastros (Puntal) y especificó que “1 de cada 4 niños que están en hogares necesitan de una familia porque tienen una declaración de estado de ‘adoptabilidad’, esto quiere decir que no van a volver a la familia de origen y no tiene una familia extensa que pueda encargarse de sus cuidados. La única opción de acceder a una familia es a través de una familia adoptiva”.

¿Por qué no logran dar con esas familias?

-Sucede que la mayoría de los postulantes adoptantes (familias) o que pretenden serlo, aspiran a contactar con un bebé o niño pequeñito, cuando la mayoría de los que esperan son niños de 4, 5 o más años de edad, una parte de ellos tiene una discapacidad, otros son grupos de hermanos y no hay una amplitud adoptiva para garantizarles a ellos el derecho de vivir en familia.

¿En qué consiste esta campaña?

-Estamos derribando algunos mitos y haciéndoles saber a buena parte de la sociedad que hay niños que esperan por una familia adoptiva, haciéndoles saber que no solo la crianza es cambiar pañales sino también planchar guardapolvos, estamos informando que hay un tipo de adopción que no solo se asocia con ahijar a un bebé sino también que está asociada a niños más grandes, a acompañarlos a andar en bicicleta y no precisamente a darles la mamadera. Sin embargo, sigue siendo una experiencia y un mayor desafío el de construir una familia con chicos que tiene algún grado de discapacidad o cierta edad.

Todos tienen el mismo derecho…

-Así es, y el Estado está visibilizando esto porque igualmente tienen derechos a tener una familia. Es una tarea compleja pero vamos a dar la respuesta que esperan esos chicos y chicas.

¿Qué podemos decir del trámite?

-En Argentina la inscripción en los Registro de Adopción es un trámite gratuito en las 24 jurisdicciones, en algunos casos depende del poder judicial, en otros del gobiernos provinciales, se puede llamar a la línea 102 ahí les pueden dar información apropiada para conocer cuál es el camino. Se trata de tener la voluntad de ir, tener una entrevista, informarse; en algunos casos hay cursos y talleres de acompañamiento, en cada jurisdicción hay un camino para encontrar a un niño o niña que espera una familia.

La adopción tiene una concepción más basada en la necesidad de ser padres que en el derecho de los niños, ¿es así?

-Justamente el eje de la campaña consiste en virar de las demandas de las familias que buscan adoptar, hacia los derechos de los chicos y chicas que esperan una familia. El derecho es de ellos y las familias adoptantes están ahí para construir un proyecto conjunto.

¿Qué otros mitos pretende derribar esta campaña?

-Hay muchos mitos alrededor de la adopción que obstaculizan que muchos chicos y chicas accedan a una familia. Principalmente apuntamos a una forma de adopción diferente a la del estereotipo dominante, es decir una idea de que solo se adoptan bebés o niños pequeños, que solo adoptan familias de parejas casadas, heterosexual y de clase media o media alta. Sabemos que es factible perfectamente la adopción desde otro concepto de familia, una familia diversa, ampliada. Si prosperamos en esta idea de hace entender que puede haber una adopción de otras características, esos chicos van a poder tener una familia y los adultos van a poder tener otro tipo de familia.

También hay una idea de que en este proceso nos metemos en un lento camino…

-Claramente, ese es otro mito, el que indica que hay mucha burocracia, que hay que esperar mucho y que hay muchas trabas, y lo cierto que eso está asociado a la idea de familia o personas que quieren adoptar niños muy pequeñitos. Sucede que son muchas las familias, casi el 90%, que espera adoptar un niño no mayor a los dos años y en ese rango son muy poquitos los que están en estado de adoptabilidad. Con ese tipo de expectativas tienen que esperar mucho tiempo y en muchos casos no lo lograr porque felizmente en nuestro país son muchos los niños en esa condición.

¿Cuántos niños están esperando una familia?

-En total son 2200 chicos, y los menores de 2 años son un grupo muy pequeño. Y aún más pequeño es el grupo de niños sin patologías y que no tenga discapacidad, y que no tenga grupo de hermanos. Hay que mirar más ampliamente el proceso adoptivo y darnos cuenta que no existe esa demora cuando las familias o personas individuales están dispuesta adoptar chicos y chicas más grades, más de 5 años o con patologías. Necesitamos dar a conocer que los hogares de niños no están llenos de bebes de 2 años o menos esperando por una familia, es una situación que tenemos que comunicar. Los niños tienen 6, 7, 8 años o más.

También hay ideas instaladas acerca de las condiciones económicas que tiene que tener la familia adoptiva…

-Sí, y no es cierto que hace falta tener casa propia o importantes recursos económicos para adoptar, simplemente hace falta que haya condiciones mínimas para la crianza de niños y niñas, pueden acceder a la adopción trabajadores, profesionales, no hay que garantizar tener mucho dinero.

¿Qué pasa con el tipo de familia?

-Hay una idea equivocada de que solo pueden postularse parejas casadas, o que sean heterosexuales. En algunos casos se postulan, y adoptan, parejas compuestas por dos mujeres o dos varones. O también es un mito de que tiene que ser una pareja, cuando no es así, personas individuales pueden anotarse en los registros y adoptar.

Esta campaña apunta a que todos esos chicos puedan tener la oportunidad. Convocamos a todos los ciudadanos que puedan darle respuesta, ya que ellos tienen el derecho de ser criados y crecer en familia, y no lo logran porque desde el Estado no hemos podido acercarles la disponibilidad de familias que ellos necesitan.

Por Fernanda Bireni