Tranquera Abierta | trigo | lluvias | Río Cuarto

Las escasas lluvias de abril dejan poco margen para el trigo en el centro-oeste

En la provincia hubo precipitaciones por debajo de los registros históricos en casi todas las regiones. Río Cuarto estuvo 50% abajo, igual que los departamentos Roque Saénz Peña y General Roca. General San Martín cerró con 26% menos

Las escasas lluvias de abril recortaron fuerte las expectativas de siembra de trigo en Córdoba, especialmente en centro-oeste de la provincia donde los pluviómetros recolectaron menos milímetros.

En los departamentos Río Cuarto, General Roca y Roque Sáenz Peña hubo registros 50% por debajo de las marcas históricas. De los 60 o 70 milímetros esperados, apenas se acumularon entre 30 y 34.

Según los registros de la Bolsa de Cereales de Córdoba y su red de estaciones meteorológicas, lo mismo ocurrió en Tercero Arriba, donde el recorte fue del 59% al registrarse 26 de los 64 milímetros históricos para el cuarto mes del año. En General San Martín la caída fue menor, pero llegó al 26%. Hubo un solo departamento con más precipitaciones que las normales y fue Juárez Celman, con un 8% arriba. Allí hubo una localidad que puntualmente recibió lluvia abundante y que tuvo el segundo mayor registro de la provincia: Santa Eufemia con 124 milímetros en los 30 días del mes pasado. Sólo la superó Isla Verde, con 125 milímetros, en el departamento Marcos Juárez; sin embargo ese departamento tuvo un recorte del 30% en las lluvias esperadas.

Las tormentas que llegaron a la región central del país durante la última semana de abril tuvieron comportamientos distintos según la zona. Hubo allí “una destacada preponderancia de los mayores acumulados sobre el este y un gradiente descendente que prácticamente dejó fuera de la oferta de agua toda la franja mediterránea”, destacó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Y agregó: “Algunas precipitaciones, con registros de poca relevancia, llegaron al centro este de Córdoba, pero el aporte de agua sobre el resto de la provincia fue muy escaso y completamente insuficiente para reducir los altos requerimientos que están condicionando la recuperación de los perfiles”.

Sin embargo, el clima y las reservas de agua no son los únicos condicionantes de la campaña triguera que comienza a dar sus primeros pasos en el país. Un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires detalló en los últimos días que la intención de siembra de trigo en las principales zonas productivas del país irá a la baja con respecto al ciclo previo. El informe de la entidad porteña habla de un área de 6,5 millones de hectáreas versus 6,7 millones en el ciclo anterior.

“Entre los factores que explican la baja se encuentran los aumentos de insumos, la mejora relativa en los márgenes de cebada y, especialmente, las políticas que afectan al cultivo y la incertidumbre en relación a futuros cambios", advirtió el documento.

De todos modos, esta sería la quinta campaña consecutiva por encima de las 6 millones de hectáreas implantadas en el país, después del piso del ciclo 2009/10 comenzó una recuperación.