Salud | Agua | Bárbara Collosa | verduras

Invierno y hábitos saludables, ¿cómo hacer para que sean compatibles?

Llegó el frío y se hace cada vez más difícil cuidarnos y mantener buenos hábitos. Por un lado, nos cuesta salir a hacer actividad física y mantenernos lejos de la estufa. Por otra parte, nos vamos alejando de las frutas, verduras y el agua

Sumado a esto, nos motivamos más seguido a prender la hornalla y hacer un rico guiso de lentejas o nuestro clásico pastel en fuente. Es decir, nos inclinamos hacia una alimentación un poco más calórica y llenadora que de costumbre.

No obstante, partamos de la base de que no tenemos porqué renunciar a esas comidas que tanto nos gustan y van codo a codo con el clima. El quid de la cuestión reside ni más ni menos en la frecuencia y cantidad con que las incorporamos.

Por otro lado, en relación a los hábitos positivos que nombrábamos inicialmente, como actividad física, frutas, verduras e hidratación, son algunos pilares que necesitamos trabajar con la finalidad de que se vuelvan parte de nuestro día a día, logrando al fin de cuentas que, sea la circunstancia que sea, frío o calor, dentro o fuera de casa, podamos llevarlos con nosotros sin demasiado esfuerzo.

Sin embargo, es cierto: nos cuesta seguir con estos hábitos y, luego, cuando queremos retomarlos se nos vuelve un desafío enorme que no siempre queremos enfrentar. De esta forma, vamos abandonando lentamente ciertas conductas positivas que tarde o temprano repercuten sobre nuestro estado de salud.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FBtl-HsaB0K-%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJCZB7ZCOqkDW5ys1c3V8UBZCZBsuRRGU2jlx2WjhGZAEqGZCWSmi5zgZCkwzGoUUY4JtGGXnTdn5EmcPeZBMAQVyfU0ej106LCcUqL8o59mrvzutd0G0u1DX4jVsdQkV9SFrZCZBDyAL3UhyRTCYnJu3y3bI7RkFdOxKDYqwJ78X8O91dj6iwe2sZD

Inicialmente, es fundamental que conozcamos por qué es importante seguir con estos hábitos:

• Consumo diario de frutas y verduras: son una fuente excelente de vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para mantener el buen funcionamiento del organismo y más aun de nuestras defensas. Además, aportan fibra alimentaria que ayuda a prevenir y tratar la constipación.

• Ingesta suficiente de líquido: somos en gran porcentaje agua. Miles de reacciones claves de nuestro organismo se dan en medio líquido. Es por ello que, no podemos descuidar nuestra hidratación, ya que además con un mínimo porcentaje de deshidratación el funcionamiento de nuestro cuerpo ya se ve afectado.

• Mantener actividad física regularmente: ayuda a conservar la masa muscular y el gasto energético, además de contribuir con la salud de los huesos, el sistema inmunológico y cardiovascular.

Ahora, vemos algunos consejos prácticos para poder mantener esto a lo largo del tiempo:

• Frutas: hay muchas preparaciones donde podemos incluirlas, como por ejemplo panqueques de banana, budines con trozos de frutas, manzana o pera salteadas (¡una opción genial de postre!), porridge de avena con trocitos de fruta, entre otras.

• Verduras: no debemos relacionar la verdura solamente con ensaladas frías. También, podemos incluirlas salteadas, al horno, en rellenos de tartas o tortillas, purés, hervidas, al vapor, en sopas y de muchas otras formas.

• Líquido: si nos cuesta incorporar agua fresca, podemos recurrir a líquidos calientes como infusiones sin azúcar (por ejemplo: té de limón y jengibre, mate cebado o mate cocido, te de hierbas), caldos de verduras caseros o de compota sin azúcar, entre otros.

• Actividad física: afortunadamente, hoy en día, ha mejorado el acceso a la actividad física y se ha vuelto más natural incorporar movimiento fuera del gimnasio. Estos tiempos, nos llevaron a conocer a muchos profes de educación física e instructores dispuestos a armarnos rutinas de ejercicios adaptadas a objetivos, gustos y posibilidades de cada uno, para que con lo que tengamos en casa podamos seguir moviéndonos siempre.

Para concluir, recordemos que son aquellas conductas que logramos mantener a lo largo del tiempo las que nos hacen. Por ello, busquemos construir paso a paso buenos hábitos y serán estos los que nos mantengan en el camino de una buena salud.

Por Lic. en Nutrición Bárbara Collosa | MP 4081

RECETA

Sopa de calabaza y jengibre (receta de Paulina Cocina)

Ingredientes:

  • 1 calabaza
  • 1 papa chica
  • 1/2 cebolla
  • 1 rodaja de jengibre gruesa
  • 1 cdita. de curry
  • 1/2 cdita. de cúrcuma
  • 1 cda de manteca
  • Sal, pimienta y aceite

Procedimiento:

  • Cortar la cebolla en trozos y ponerla a rehogar en la manteca con un chorrito de aceite.
  • Cuando la cebolla esté transparente, agregar la calabaza y la papa, también cortadas en trozos, y rehogar unos minutos, hasta que se comiencen a ver doradas. Agregar también la rodaja de jengibre.
  • Cubrir la preparación con agua y hervir a fuego medio hasta que la papa esté cocida.
  • Cuando la papa está cocida, agregar los condimentos: sal, pimienta, curry, cúrcuma.
  • Pasar por la minipimmer hasta que quede una crema lisa. Rectificar sal.
  • Servir caliente, se pueden servir con croutones (cubitos de pan tostado y saborizado).