Rostros y Rastros chocolate | Mariana Lisciotto | Nutrición

Chocolate sin culpa

Cada 13 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional del chocolate. Hoy te contamos algunas curiosidades con respectos a este alimento y cuáles son los beneficios de consumirlo

Solemos pensar que el chocolate es un alimento prohibido por su alto aporte calórico y contenido en azúcar. Sin embargo, hay mucho de mito en esta suposición ya que cada vez son más los estudios que confirman los múltiples beneficios del chocolate para la salud, eso sí, siempre que su consumo sea moderado y la elección que hagamos sea guiándonos por su etiqueta y los ingredientes que lo componen.

“Una ingesta moderada dentro de una dieta equilibrada, es posible, eligiendo un chocolate con una mayor cantidad de cacao en su composición y, además, que sea un cacao de calidad. Se aconseja, en el marco de dietas saludables, el consumo de chocolate con porcentaje de cacao por encima del 70%”, precisa la Lic. en Nutrición, Mariana Lisciotto (M.P: 2516).

Festividad y su origen

Cada 13 de septiembre se conmemora el Día Internacional del Chocolate en homenaje al nacimiento del escritor británico Roald Dahl, autor de Charlie y la Fábrica de Chocolate y también ese mismo día, pero de 1857, nació Milton S. Hershey, el fundador y chocolatero dueño de la compañía de chocolates que lleva su apellido.

Países como Perú, Ecuador y Colombia son la cuna de los granos de cacao de mayor calidad y las más finas y aromáticas variedades. El cacao fino de aroma, representa una parte minoritaria del mercado total del cacao y América Latina es su mayor productora. Aunque el chocolate sea originario de América, en este continente se genera mayormente la materia prima, mientras que las grandes fábricas productoras de chocolate, y las marcas líderes en venta, se encuentran distribuidas en Estados Unidos, Italia, Suiza, Japón, Reino Unido y Corea.

Nuestro país, si bien no es productor de granos de cacao, sí es uno de los países del mundo con mayor consumo de chocolate, promediando un consumo de dos kilos per cápita por año, según una encuesta realizada por Statista Global Consumer Survey.

Chocolate puro vs industrial

Se conocen cuatro tipos de chocolate: el amargo y el semiamargo, que son considerados los más saludables por su bajo contenido de azúcar y su alto contenido de cacao, aproximadamente entre un 60% y 70%. El chocolate con leche que contiene leche en polvo, generalmente posee porcentajes menores al 40% de cacao. Por último, el chocolate blanco, que tiene menos del 30% de cacao en su composición, siendo un producto refinado hecho con grasa, manteca de cacao o con grasas lácteas, el menos recomendable de todas las opciones.

Es importante aclarar que en relación a su contenido calórico hay que saber diferenciar entre el chocolate puro y el industrial. El primero de ellos contiene al menos un 70% de cacao y carece de edulcorantes, su sabor es amargo y su consumo puede, entre otros beneficios, reducir el colesterol. El segundo, el chocolate industrial, es aquel cuyo porcentaje de cacao es mínimo frente a las altas dosis de azúcar, edulcorantes o aceites refinados.

“Es importante aclarar que los componentes básicos de cualquier chocolate son, la pasta de cacao, que es el grano de cacao descascarado y tostado, que ofrece múltiples propiedades. Luego el azúcar, que siempre se recomienda optar por variedades con bajo contenido de azúcar. Y por último la materia grasa ya sea manteca de cacao o aceite vegetal, siendo la manteca de cacao mejor materia grasa que las otras”, indicó la Licenciada.

Beneficios de consumir chocolate

Como en cada alimento, la clave está en las porciones y en qué tipo de chocolate vamos a comer. La especialista recomienda elegir el chocolate que tenga una mayor cantidad de cacao en su composición y, que sea uno de calidad. “Es muy importante, a la hora de comprar chocolate, leer bien los ingredientes, ya que la mayoría de los chocolates que encontramos en el mercado, contienen un alto contenido de azúcares, grasa, aromatizantes, etc.".

Dentro de los beneficios por los que se destaca podemos indicar los siguientes:

- Tiene un alto contenido en magnesio que hace que favorezca la tonificación de los músculos y su aporte energético ayuda al rendimiento del ejercicio físico. Además, es rico en hierro y antioxidantes.

- No hay alimento con más propiedades antioxidantes que el cacao crudo. Añade a tu día a día una porción de chocolate puro y, multiplicarás el poder antioxidante de tu dieta.

- Su gran contenido en flavonoides y su efecto antiinflamatorio convierten al chocolate en un gran protector natural de tu salud cardiovascular si lo consumes frecuentemente. Pero siempre lo más puro posible.

- Algunas investigaciones sugieren que el consumo de chocolate negro contribuye a estimular el flujo de la sangre al cerebro y hacia el corazón, lo que podría ayudar a mejorar sus funciones cognitivas. Este beneficio se atribuye a su contenido de teobromina, un estimulante natural, no tan fuerte como la cafeína, pero con interesantes efectos terapéuticos.

- Aporta vitaminas del complejo B, vitamina A y E y minerales como el Potasio, hierro, magnesio, fósforo y zinc.

- Produce placer gracias a su efecto relajante y placentero. Comer chocolate produce una sensación de bienestar y felicidad, no solo debido a su delicioso sabor sino al combinado de sustancias que contiene, como la anandamida, el triptófano o la teobromina.

- Por otro lado, gracias a su alto contenido en antioxidantes, además de reducir el estrés oxidativo, ayuda a promover una piel más sana e hidratada, incluso, al parecer, tiene un efecto beneficioso en la prevención de los efectos nocivos del sol. Los antioxidantes previenen y regeneran el foto-envejecimiento de la piel cuando está expuesta a la radiación solar.

“Por todo esto, el cacao puede formar parte de una alimentación saludable, siempre y cuando sepamos moderar su consumo. Elegir la porción adecuada y el tipo de chocolate, es la clave para obtener los mejores nutrientes de este alimento. Una barrita de chocolate amargo al día, lo más puro posible, es suficiente para sacar provecho de todas los nutrientes del chocolate y disfrutarlo sin culpas”, concluyó la profesional.

Por Julieta Varroni