Rostros y Rastros Lactancia | Lactancia y trabajo | Día de la Madre

Cómo se conjugan lactancia y trabajo

Muchas mamás vuelven a sus trabajos en períodos de amamantamiento. Más allá de los beneficios que trae, son pocas las empresas que cuentan con 'espacios amigables para la lactancia'

La leche materna es altamente recomendada desde el ámbito de la salud y la pediatría. Cuando una mujer regresa a su trabajo luego de una licencia por maternidad y desea mantener la lactancia materna, requiere de esfuerzos propios y de la colaboración de múltiples agentes. El obstetra británico Grantly Dick-Read, uno de los principales defensores del parto natural dijo: “Un bebé recién nacido tiene tres necesidades básicas: el calor del cuerpo de su madre, el alimento de sus pechos y la seguridad de su presencia. Amamantar satisface las tres”.

Ahora bien, cuando la mamá necesita y desea volver a su trabajo, son los ámbitos laborales los que deben contribuir para que la ingesta de leche materna continúe. Es fundamental que la mujer, antes de incorporarse al trabajo, tenga información sobre métodos de extracción, conservación de la leche humana y cómo sostener su producción al estar separada de su hijo, además de la información sobre sus derechos como trabajadora en relación con la lactancia.

El papel del grupo familiar o quienes acompañan cotidianamente a esa mujer lactante es esencial para que pueda recibir apoyo tanto emocional como en las tareas que hace habitualmente y el cuidado de otros hijos, si los hubiese. En el ámbito laboral, el sostenimiento de la lactancia materna también requiere del compromiso de los compañeros de trabajo, quienes deberían entender que una mujer que amamanta está contribuyendo a un mejor clima laboral (madre más relajada, hijos más sanos, menos ausentismo, etc.) y, por lo tanto, es óptimo que sea respetada y acompañada.

"Volver a trabajar implica muchas veces sentir esa culpa, a veces es liberador porque nuestra cabeza esta puesta en otro tema que no es la hija ni el hijo, y eso se difruta, pero el disfrute y la maternidad nos enseñaron que no van de la mano. Nos enseñaron que hay que estar 100% para nuestras crías y cuando encontramos esos espacios para nosotras viene la culpa. Creo, en lo personal, que estos espacios son necesarios para volver a casa a maternar renovadas, salir y pensar en otra cosa aunque sean 5 minutos o las 8 horas en la oficina, esta buen volver a casa con otro aire", señaló Majo García Aramburu @soymajopuericultora puericultora para Rostros & Rastros.

En 2017 desde la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia, Área de Nutrición, las especialistas Guadalupe Mangialavori y Mariela Tenisi elaboraron un documento con recomendaciones para lugares de trabajo y empleadores. En esa publicación se indica que “la recomendación en relación a la lactancia materna del Ministerio de Salud de la Nación y de todas las organizaciones de salud, tanto nacionales como internacionales, es la siguiente: Que el bebé reciba como UNICO alimento (y bebida) leche de su madre hasta los seis meses de vida cumplidos y que, a partir de ese momento, continúe tomando el pecho con el acompañamiento de alimentos semisólidos hasta por lo menos los 2 años”, y agrega que “la leche materna es un tejido vivo y diseñada específicamente para el bebé. No sólo provee al niño exactamente todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita, sino también, le confiere inmunidad contra las enfermedades más comunes en esa etapa de la vida. En cambio, las fórmulas infantiles o leches de fórmula infantiles, no son más que leche de vaca (que fue diseñada por la naturaleza para alimentar terneros) a las que la industria modifica sus componentes, a fin de que su contenido se parezca un poco más a la leche materna”.

Majo Garcia Aramburu que son muy pocas las empresas que tienen espacios propicios para amamantar, "la realidad es que en todos los lugares de trabajo hay madres que amamantan y pasan toda la jornada de trabajo en las empresas donde trabajan y necesitan sacarse leche, entonces recurren al baño o a alguna sala de la oficina donde cualquier persona puede ingresar. El baño es un lugar donde nadie quiere comer y nosotras tenemos que sacarnos leche, es un lugar que por lo general no esta higienizado, es incomodo, no hay espacio, cuando en ese momento necesitamos estar cómodas y tranquilas. Eso no está en los lugares de trabajo y se convierte en una tarea dificil de sostener en el tiempo sobre todo. Muchos empleadores no están de acuerdo en que las madres dejen sus puestos de trabajo para hacer esto, lo cierto es que es una necesidad y esta en falta".

Qué dice la ley en Argentina

La Ley No 20.744 de Contrato de Trabajo (y sus modificatorias) protege a las mujeres durante el embarazo y la lactancia. Esta Ley, en el Artículo 179, protege a la mujer que amamanta al finalizar su licencia por maternidad. Para eso, establece que: “Toda trabajadora madre de lactante podrá disponer de dos (2) descansos de media hora para amamantar a su hijo, en el transcurso de la jornada de trabajo, y por un período no superior a un (1) año posterior a la fecha del nacimiento, salvo que por razones médicas sea necesario que la madre amamante a su hijo por un lapso más prolongado”.

La ley establece las condiciones mínimas y obligatorias, pero es posible que las distintas jurisdicciones, empresas o sectores laborales hayan establecido por convenio condiciones superadoras.

Por otro lado, nuestro país cuenta con la Ley No 26.873, de Lactancia Materna: Promoción y Concientización Pública, cuyo objetivo es la promoción y la concientización acerca de la importancia de la lactancia materna y de las prácticas óptimas de nutrición segura para lactantes y niños de hasta 2 años. Esta Ley en su Artículo 4 inciso t, insta a promover la existencia de “Espacios Amigos de la Lactancia” definiéndolos como: “Un sector limpio, cómodo y de uso exclusivo para que las mujeres en período de amamantamiento puedan extraer su leche y conservarla adecuadamente durante la jornada laboral.”

Cuáles son los beneficios de promover la convivencia entre lactancia y trabajo

Desde Liga de La Leche Argentina (LLLA), una ONG sin fines de lucro, que promueve y apoya la lactancia materna con un estilo de crianza que valora la maternidad, indican que además de los beneficio sustanciales en la salud de la madre y el hijo, como la reducción de hasta un 35% de ocurrencia de enfermedades en el primer año, promover estos espacios reduce el ausentismo, disminuye la rotación o pérdida de personal calificado a causa del nacimiento de un bebé, lo que constituye un ahorro en reclutamiento y capacitación de nuevo personal, además del tiempo necesario para su rendimiento óptimo. Según el sitio de la LLLA “un estudio observó que el 94,2% de las mujeres volvieron a trabajar en la misma compañía después del nacimiento de su bebé, cuando existían programas de apoyo a la lactancia”.

Otros beneficios son la reducción de costo de atención a la salud, menor número de licencias para asistir a consultas médicas, mayor satisfacción laboral, mejor estado emocional en general, mayor fidelidad y sentido de pertenencia de las trabajadoras, aumenta el rendimiento de ellas durante su jornada laboral por contemplar su derecho a amamantar, favorece la reincorporación al trabajo, aumenta la reputación de la empresa y mejora su imagen pública.

Qué pasa realmente

Lo cierto es que son muy pocas las empresas que cuentan con estos ‘espacios amigables para la lactancia’ como dice la ley nacional y lo que sucede es que las mamas salen de sus trabajos para amamantar, o bien logran la extracción de leche en baños o vestidores de las compañías para después retirarse antes de su horario habitual (el que les corresponde por amamantar).

Según un estudio de Unicef en 2019, sólo un 68% de las empresas garantizaba el derecho a la lactancia a sus empleadas, mientras que el 32% restante no reconoce la reducción de horario por ese motivo. A su vez, el 92% de las empresas no cuenta con un espacio adecuado para la lactancia o lactario.

https://twitter.com/pbarbieri/status/1438852951787937806

El mes pasado la empresa Uala Argentina anunció a través de sus redes sociales la apertura de una sala de lactancia. Uala es una fintech para manejar finanzas personales desde una app y una tarjeta, es propiedad del emprendedor argentino Pierpaolo Barbieri. Como esta compañía, seguramente habrá otras, pero no son las que abundan.

Cómo hacer cuando trabajamos en casa
Al respecto Majo nos contó que es una situación muy difícil, "estamos haciendo dos trabajos a la par y es bien desorganizado, a veces no podemos enfocarnos en el trabajo y ni siquiera en nuestro bebé, hacemos las dos cosas al mismo tiempo y a medias, el bebé esta ahi la teta esta dispoible y por lo general no hay horarios par ninguna de las dos cosas".

Agregó que lo ideal es tener un espacio y un cuidador o cuidadora para delegar en esa persona algunas cosas en bloques de horarios, "lo cierto es que cuando somos independientes o tenemos un emprendimiento no es común contar con alguien más, entonces la tarea se vuelve caótica".

Por Fernanda Bireni