Tranquera Abierta | SMN | Río Cuarto | Córdoba

Uno de los inviernos más secos de la historia dejó huella en Córdoba

El trimestre cerró con un 33,3% menos de lluvia que lo normal, y se posicionó como el 7° más seco desde 1961. Los departamentos más productivos de la provincia acumularon un déficit de hasta 150 milímetros este año. Río Cuarto, está 73 milímetros abajo

De acuerdo a un informe elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional, en base a las estadísticas históricas y a los datos de los últimos meses, el invierno que va llegando a su fin es uno de los más secos que se tenga registro.

La tercera Niña consecutiva, que se mantendría vigente según los especialistas al menos durante los próximos 45 días para luego comenzar a ceder, dejó consecuencias elocuentes en los suelos. De hecho, en los principales departamentos productivos de la provincia hay un déficit de lluvias que llega en algunos casos a ubicarse en torno a los 150 milímetros en lo que va del año.

En el caso de Río Cuarto, de acuerdo a los registros de la Bolsa de Cereales de Córdoba, los 8 primeros meses de 2022 tuvieron 73 milímetros menos de lluvia que el promedio histórico. A General San Martín le faltan más de 130 milímetros y a Marcos Juárez, 120. Tercero arriba fue uno de los más afectados con casi 150 milímetros menos (de 453 que tiene como media histórica para el período enero-agosto se registraron 305 este año).

“El común denominador de los inviernos más secos (1988-1995-2007-2008-2009-2021) fue el fenómeno de La Niña, que ya transita su tercer año consecutivo. Sólo dos veces desde 1950 se registró un triple evento seguido de La Niña, y esto sucedió por última vez en el periodo 1998-2001”, expresa el documento del Servicio Meteorológico que ubicó a este invierno como uno de los 7 con menos precipitaciones registradas.

La Región Pampeana, rogando una gota

“A lo largo del invierno continuó el déficit de precipitaciones, principalmente en la región Pampeana, Cuyo, NOA (Noroeste Argentino) y el norte y sur de Patagonia. Todas estas zonas afectadas por condiciones de sequía leve y moderada”, indica el documento del Servicio Meteorológico.

Por eso ya hay impacto en las siembras de los cultivos y productores que están replanteando sus estrategias para la gruesa que empieza a avanzar en el calendario pero no en los hechos.

La escasez de lluvias y la sequía acumulada de los últimos meses hace inviable la siembra, al tiempo que pone en jaque a los cultivos invernales, como el trigo, que necesita de precipitaciones urgentes para mejora su estado general.

Esta situación de seca se viene marcando desde hace tiempo, y fue el común denominador en cada reporte elaborado no sólo por la entidad estatal, sino también por entidades vinculadas a la actividad productiva.

Variabilidad térmica

“En cuanto a las temperaturas, si bien este invierno estuvo dentro de los valores normales, mes a mes tuvieron una gran variación. Durante junio hubo ingresos de aire muy frío, con localidades que alcanzaron los umbrales para ola de frío, tal así, que el mes finalizó como el 8° junio más frío desde 1961 y el más frío de los últimos 20 años”, especifica el SMN.

“Durante julio el frío sólo se destacó en Patagonia, que tuvo temperaturas mínimas de hasta -19°C en Río Negro, y eventos recurrentes de nevadas en las zonas cordilleranas. En cambio, sobre todo el norte y parte del centro del país la situación se revirtió respecto a junio con la llegada de aire más cálido que batió récords de temperaturas máximas en algunas ciudades”, indica.