Tranquera Abierta | Coronel Moldes | Quesos | Sergio Busso

Dos quesos de Moldes, entre los que ganaron en el concurso provincial

La premiación fue presidida por el ministro Sergio Busso. Se presentaron 162 productos de una veintena de localidades del interior

Los quesos duros de las categorías Sardo y Reggianito de la empresa Cotahua SA, cuya fábrica opera en la exSancor de Coronel Moldes, fueron coronados con el primer premio del 3° Concurso de Quesos y 2° Concurso de Dulce de Leche y Manteca, en el Centro de Convenciones “Brigadier Juan Bautista Bustos” de la capital provincial. El segundo lugar en Reggianito fue para el producto de la Cooperativa Arroyo Cabral, mientras que el subcampeón en la categoría Sardo, Romano y Goya fue para el Romano de La Varense SRL.

El certamen es organizado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios Lácteos (Apymel) y la Escuela Superior de Lechería de Villa María (ESIL). En esta edición participaron 33 empresas cordobesas.

En el concurso de quesos se evaluaron 140 productos; 18 en el de dulce de leche y cuatro en el de manteca; totalizando 162 los productos presentados y analizados por reconocidos jurados nacionales, con trayectoria en concursos internacionales.

Los productos son el resultado de procesos casi artesanales que ponen de relieve la calidad como sello distintivo, ya que muchas pequeñas y medianas empresas poseen tambos propios, asegurando la trazabilidad de la materia prima, como ocurre en el caso de Cotahua, una cooperativa de tamberos de Huanchillas que después de muchas idas y vueltas pudo hacerse cargo de la fábrica en Coronel Moldes y evitar que la producción allí se frene para siempre. Para eso fue necesario una intensa gestión de parte de funcionarios de la Provincia, en particular del Ministerio de Agricultura y Ganadería, en el marco de la crisis de Sancor.

Lo cierto es que aquella decisión y el esfuerzo realizado terminó arrojando frutos con estos dos premios que se suman a los conseguidos en las dos ediciones anteriores.

Las participantes del concurso son pequeñas y medianas empresas cordobesas, gran parte de las cuales son familiares, que gracias al trabajo constante y la incorporación de tecnología logran productos de calidad.

Participaron empresas de Villa María, Alto Alegre, Ballesteros, Arroyo Cabral, Coronel Moldes, Las Varillas, Rio Cuarto, Pozo del Molle, Morteros, Tío Pujio, Toro Pujio, Luca, San Francisco, Laborde, La Laguna, Arroyito, Santiago Temple, Ucacha y Ordoñez.

“Pusimos en valor a la cadena láctea, que es tan importante para nuestra provincia. Es un reconocimiento a las empresas y trabajadores, a la producción y a lo que genera el interior productivo”, afirmó el ministro Sergio Busso durante la premiación; al tiempo que destacó el “esfuerzo e inversión del sector privado pese a que se penaliza la producción”.

Por su parte, Javier Baudino, titular de Apymel, señaló la importancia de este concurso que año a año se jerarquiza.

El presidente de Funesil, Alfredo Gadará, destacó que “el éxito del concurso tiene que ver con la perdurabilidad. La participación de las empresas refleja que el proyecto es creíble y transparente”.

En tanto, el ministro de Industria, Comercio y Minería, Eduardo Accastello, dijo: “Este concurso no es una acción competitiva sino una acción inteligente que tiene Córdoba para posicionar su industria láctea”.