Salud | Medicamentos | Medicamento genérico | Ley de medicamento genérico

A 20 años de la Ley de promoción de medicamento genérico

La legislación se concibió con el fin de promover el uso de medicamentos por su nombre genérico y el nombre de la droga, por sobre la denominación comercial

Un medicamento genérico, como su nombre lo indica, es aquel medicamento por el nombre de su droga y no por su nombre comercial. Según el sitio oficial del gobierno Nacional, “es igual a un medicamento de marca registrada, tanto en la dosis, seguridad, concentración, vía de administración, calidad, rendimiento y uso previsto”.

¿Cuál es la ventaja de recetar medicamentos genéricos?

Permite elegir entre las diferentes marcas al momento de comprar. Y, si fuera el caso, llevar la más económica.

¿Cómo deben hacerse las recetas médicas?

La receta debe tener el nombre genérico del medicamento y no su marca comercial. Esto te da la posibilidad de elegir qué marca comprar.

¿Qué pasa si la receta tiene, además del nombre genérico, el nombre comercial?

Si vos lo pedís, el farmacéutico tiene la obligación de cambiar el medicamento de marca por otro igual de menor precio.

¿Qué pasa si una receta médica no contiene el nombre genérico del medicamento?

La receta sin el nombre genérico no tiene valor para autorizar la venta del medicamento.

¿Cuáles son las obligaciones de las farmacias?

Deben informarte sobre otros medicamentos que tengan el mismo principio activo o combinación que el medicamento pedido en la receta y los precios de esos productos.

¿Qué dice la Ley?

La ley tiene por objeto la defensa del consumidor de medicamentos y drogas farmacéuticas y su utilización como medio de diagnóstico en tecnología biomédica y todo otro producto de uso y aplicación en la medicina humana.

En su segundo artículo, señala: “Toda receta o prescripción médica deberá efectuarse en forma obligatoria expresando el nombre genérico del medicamento o denominación común internacional que se indique, seguida de forma farmacéutica y dosis/unidad, con detalle del grado de concentración”.

Y continua, “la receta podrá indicar además del nombre genérico el nombre o marca comercial, pero en dicho supuesto el profesional farmacéutico, a pedido del consumidor, tendrá la obligación de sustituir la misma por una especialidad medicinal de menor precio que contenga los mismos principios activos, concentración, forma farmacéutica y similar cantidad de unidades. El farmacéutico, debidamente autorizado por la autoridad competente, es el único responsable y capacitado para la debida dispensa de especialidades farmacéuticas, como así también para su sustitución. En este último caso deberá suscribir la autorización de sustitución en la prescripción. La libertad de prescripción y de dispensa está garantizada por la elección del principio activo y no sobre especialidades de referencia o de marca”.

En su tercer artículo, la legislación hace hincapié en que si una prescripción médica no cumple con lo establecido se tendrá por no prescrita, careciendo de valor alguno para autorizar el expendio del medicamento de que se trate.